Skip to content

Ora Por Tu Pastor

 

 

(1 Tesalonicenses 5:12) “Pero os rogamos hermanos, que reconozcáis a los que con diligencia trabajan entre vosotros, y os dirigen en el Señor y os instruyen.”

(Hebreos 13:17) “Obedeced a vuestros pastores y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta. Permitidles que lo hagan con alegría y no quejándose, porque eso no sería provechoso para vosotros.”

(Hechos 19:13) “Y algunos de los Judíos, exorcistas vagabundos, tentaron á invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os conjuro por Jesús, el que Pablo predica.’”


Lo peor para un creyente serio es estar sin Pastor, o sin ninguna autoridad espiritual que esté velando por él. Incluso aunque solo sea por su edad o experiencia en la vida cristiana, son valiosos y algo que todos debemos de buscar. Así aprenderás todo lo que puedas antes de que Dios te lance por tu cuenta si eso es lo que Él quiere. Solo puedes convertirte en un líder espiritual una vez que primero hayas aprendido a seguir y obedecer en lo natural. Dios es quien escoge a los Pastores para nosotros y les da la unción específica y las respuestas a nuestros problemas específicos.

En Hechos 19, los que no están bajo autoridad son llamados “judíos vagabundos”, y tienden a ir de iglesia en iglesia, de congregación en congregaciones, sin realmente profundizar y plantar raíces. Normalmente acaban creando problemas y dudas contra la autoridad y los líderes de ese ministerio. Seguro que sabes a quienes me refiero.

Suelen tener argumentos coherentes y demostrables, e incluso conocen bien la Palabra, pero les falta el carácter de Cristo. Por lo general, acaban siendo zarandeados por el enemigo, sin comunión con otros hermanos y, de vuelta en el mundo. Incluso si están equivocados, son demasiado orgullosos para admitir su falta y regresar para ser restaurados con amor a la congregación.

Esta no es la forma en que Dios pretende que alguien crezca en su caminar con Cristo o que aprenda a tener autoridad espiritual. Si uno no puede someterse a un hermano, a quien puede ver y con quien puede conversar, ¿cómo se someterá a Dios a quien apenas puede oír o comprender?

Solo aquellos que han estado bajo un liderazgo y han aprendido las lecciones duras de la vida pueden apreciar lo que significa tener un pastor o líder que tome algunas de las decisiones difíciles por ellos. Estos líderes velan por nosotros y son conscientes de que tendrán que responder ante Dios por cualquiera de nosotros que no sea guiado correctamente o desafiado a crecer en su caminar espiritual. Están especialmente preocupados por aquellos que siguen en las sendas del pecado y acaban destruyendo su futuro.

Por lo tanto, ora por tus líderes, tus pastores y aquellos que Dios ha puesto sobre ti en tu caminar espiritual. Cuanto más fortalecidos estén ellos, más fácil harás sus vidas y más podrán orar por ti, guiarte y recibir instrucciones específicas del Espíritu Santo para tu vida.

 

Si no tienes un Pastor o alguien que te guíe en la Palabra y la oración, entonces mejor empieza a orar para que Dios te muestre a quién ha designado para ti.

 

Oraciones

• Jesús, Tú eres la cabeza del cuerpo de la Iglesia, El Señor que nutre y cuida a la Iglesia, el León de la tribu de Judá.
• Gracias, Padre, porque has designado líderes y pastores sobre nosotros que pueden guiarnos e instruirnos en Tus caminos.
• Gracias porque al someternos a aquellos que Tú has escogido, también aprendemos cómo crecer en la autoridad espiritual.
• Perdónanos por no entregarnos completamente a aquellos que has puesto sobre nosotros.
• Perdónanos por querer ser como “judíos vagabundos” que creen saberlo todo y poder hacerlo todo por nuestra propia sabiduría.
• Mantennos alejados de aquellos que crearán un corazón de rebeldía contra nuestros líderes.
• Pedimos ahorma por más unción para nuestros líderes. Que sigan creciendo en Tu conocimiento, en fuerza y en la sabiduría que viene de lo alto.
• Que nuestra sumisión les permita cumplir con sus deberes con alegría y no con tristeza para que no seamos perjudicados.
•
• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *