Skip to content

Como Convertirse En Santo

https://youtu.be/a1OgmUpRsBE

 

(Hebreos 10:24) “Y considerémonos los unos á los otros para provocarnos al amor y á las buenas obras;”

(Jeremías 18:4) “la vasija de barro que estaba haciendo se echó a perder en la mano del alfarero; así que volvió a hacer de ella otra vasija, según le pareció mejor al alfarero hacerla.”

(2 Corintios 1:5-6) “Porque así como los sufrimientos de Cristo son nuestros en abundancia, así también abunda nuestro consuelo por medio de Cristo. Pero si somos atribulados, es para vuestro consuelo y salvación; o si somos consolados, es para vuestro consuelo, que obra al soportar las mismas aflicciones que nosotros también sufrimos.”

 


Según el mundo y la mayoría de las religiones, hay algunos pasos básicos antes de que uno pueda ser nombrado oficialmente un santo. Tienes que servir a una deidad, mostrar una vida de virtud heroica, realizar milagros verificados y probablemente esperar hasta después de la muerte para ser reconocido como un Santo. Los gurús también son considerados Santos ya que normalmente tienen palabras de sabiduría, viven una vida ejemplar de sacrificio y pacífica y llevan a las personas a la paz interior a través de la meditación y la abnegación.

Parece demasiado esfuerzo para lograr algo que Dios hace instantáneamente en el momento en que aceptas a Jesús en tu corazón. Así es, Dios nos llama Santos y nos equipa con bondad, santidad y amor sacrificial en el momento en que decidimos servirle al aceptar a Jesús como nuestro Señor y salvador.

No somos nadie ante Dios, ya que Dios es quien obra a través de nosotros. De esta manera, se le dará toda la gloria por todos los milagros y buenas obras que los santos y gurús suelen tomar para sí mismos. Jesús no compartirá su gloria con ningún ser humano.

Dios comienza por fundirnos, quebrantarnos y volver a moldearnos desde dentro hacia afuera, para que seamos útiles para ayudar a otros a hacer el bien. Debemos animar a otros a vivir como santos sufriendo con ellos y por ellos. Es justamente lo que hizo Cristo por nosotros cuando murió en la cruz.

Él sufrió por nosotros como ejemplo, para que nos animemos a sufrir por los demás y ayudarlos también a convertirse en Santos. Recuerda, Dios eligió amarte y perdonarte para que tú hicieras lo mismo por otros. No fuiste escogido de entre la multitud para simplemente sentarte en la iglesia y disfrutar egoístamente de la presencia y las bendiciones de Dios.

(“Durante el reinado de Oliver Cromwell, el gobierno británico se quedó sin la plata que se usaba para hacer monedas. Entonces, Cromwell envió a sus hombres a una catedral local para conseguir plata. Le informaron que la única plata que pudieron encontrar estaba en las estatuas de los Santos en las esquinas. Cromwell envió un mensaje de vuelta diciendo: ‘Bien, vamos a derretir a los santos y ponerlos de nuevo en circulación’.

Eso es lo que necesitamos: hombres y mujeres que hayan sido derretidos, llenos del Espíritu de Dios, y vuelto a poner en circulación. ¿De qué sirven nuestras experiencias si las escondemos dentro de las iglesias, las disfrutamos solo en los cultos y las dejamos atrás en la iglesia? “- Bob Gass)

 

 

Es hora de permitir que te derritan y te devuelvan a las manos de Dios para Su propósito divino en tu vida.

 

 

Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres el que es exaltado sobre los cielos. El Dios que es exaltado por Su poder, y la cabeza de todo principado y potestad.
• Engrandecemos Tu nombre hoy. No hay nadie como Tú Jesús.
• Te agradecemos por sufrir en la cruz para quitar nuestros pecados y liberarnos del poder del pecado.
• Gracias por permitirnos experimentar parte de tu sufrimiento para amar a los demás y comprender el gran amor que nos tienes.
• Ayúdanos a hacer las buenas obras por las cuales nos has salvado y a animar a otros a hacer lo mismo.
• Queremos ir más allá de los muros de la iglesia con tu presencia, poder y amor.
• Gracias por usarnos para alcanzar a los perdidos.
• Te entregamos nuestras vidas por completo una vez más hoy.
•
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *