Skip to content

Deseos De Cambiar

 

(Juan 5:5-9) “Y estaba allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús le vio postrado, y entendió que hacía mucho tiempo que estaba enfermo, le dijo: ‘¿Quieres ser sano?’

“‘Señor,’ le respondió el enfermo, ‘no tengo hombre que me meta en el estanque cuando el agua es agitada; pues entre tanto que yo vengo, otro desciende antes que yo.’ Jesús le dijo: ‘Levántate, toma tu lecho y anda.’ Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era sábado aquel día.”

(Salmos 37:4) “Deléitate asimismo en El Señor, y Él te concederá las peticiones de tu corazón.”

 


¿Estás desesperado por cambiar tu situación, o te has dado por vencido y te has sometido a las situaciones a las cuales te enfrentas? Está en tus manos levantarte y luchar, levantarte y decir no, levantarte y resistir al diablo, levantarte y empezar a avanzar, levantarte y correr a los brazos de Jesús, ponerte en pie y alzar tus manos en adoración, levántate y declara que eres de Cristo.

En otras palabras, deja de estar tumbado en la cama sintiendo lástima propia y permite que el deseo de vivir la vida abundante que Jesús nos ha prometido cambie tu vida. Él te está preguntando hoy “¿Quieres cambiar tu situación?”

Dios es un Dios de acción, saltos de fe y milagros que nacen desde un deseo profundo. Es dentro de nuestro corazón que deseamos ser perdonados, deseamos arrepentirnos y cambiar nuestros caminos, deseamos agradar a Dios y ser llamados Sus hijos. Dios necesita ver que estás desesperado por obtener todo lo que has estado pidiendo, solo entonces valoraras cuando Él responda todas tus oraciones. Solo entonces estarás agradecido por el honor y la gloria que Dios ha puesto sobre ti.

Era obvio que el hombre enfermo junto al estanque necesitaba ser sanado, sin embargo, Jesús le preguntó si era su deseo ser sanado. Nunca obtuvo una respuesta clara, y mientras el enfermo empezó a quejarse de su triste situación, Cristo lo sanó ordenándole que se levantara y comenzara a caminar.

Tu deseo determinará tu destino. No importa como de negativos hayan sido tus padres, hermanos, cónyuge o líderes con respecto a ti, si ignoras lo que ellos creían como una verdad y te aferras a las metas que deseas en la vida, las lograrás. Los médicos y los maestros no tienen la última palabra, Dios la tiene. Tienes que creer en Dios a pesar de tus limitaciones físicas, mentales o emocionales. No importa cómo haya sido tu pasado, hoy es un nuevo comienzo y Dios puede hacer nuevas todas las cosas.

Y nunca te creas que porque estas son las cartas que te han repartido, no tienes más remedio que sufrir en esta vida. Dios no es el Karma ya que Él es misericordioso y todopoderoso para cancelar todas las cosas negativas que estás cosechando en este momento debido a algunas malas decisiones.

 

Tu destino está en tu deseo. Si deseas cambiar, cambiarás, si no, entonces deja de culpar a los demás por tu situación.

 


Oraciones

• Jesús, Tú eres Mi refugio, Mi gran torre, Tú eres la porción de mi heredad y mi copa.
• Gracias porque contigo nada es imposible y cada deseo dentro de nuestro corazón es posible.
• Gracias porque Tu voluntad para nosotros es ir de gloria en gloria y crecer y prosperar así como prospera nuestra alma.
• Perdónanos por sentir lástima por nosotros mismos y sentirnos cómodos cuando otros hacen lo mismo.
• Declaramos que a partir de hoy nos pondremos en pie y elegiremos superar nuestra situación.
• Cancelamos cada impedimento en nuestra vida, ya sea físico, emocional o económico.
• Declaramos que hemos sido sanados y que nuestro destino ha cambiado para alinearse con lo que Tú has planeado para nosotros.
• Decidimos hoy deleitarnos en Ti y cambiar nuestro destino.
•
• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *