Skip to content

Dios Removerá Tu Nido

 

(Deuteronomio 32:11-12) “Como el águila despierta su nidada, revolotea sobre sus polluelos, extiende sus alas, los toma, los lleva sobre sus alas. El Señor solo le guió, y con él no hubo dios ajeno. ”

(Isaías 40:29-31) “Él da fortaleza al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan en El Señor tendrán nuevas fuerzas; levantarán las alas como águilas, correrán, y no se cansarán, caminarán, y no se fatigarán.”

 

Si te acomodas demasiado y dejas de dar pasos de fe, Dios no tiene más remedio que remover tu nido y asegurarse de que sigas creciendo espiritualmente. Recuerda, que una de las señales de que un organismo está vivo es el cambio que produce un crecimiento. Lo mismo ocurre en tu caminar con Cristo.

En la naturaleza, los que maduran físicamente con más lentitud son los primeros en ser cazados como presa. Dios no quiere que seas presa del diablo, por lo tanto, Él agita las cosas para que intentes hacer lo imposible y lo impensable, solo para que veas cuán poderoso es Cristo en tu vida.

Si no hubiera sido por la persecución de la iglesia primitiva por parte de Saulo, quien luego se convirtió en el apóstol Pablo, los discípulos no habrían viajado tanto como lo hicieron en el Medio Oriente. Si el Templo de Salomón no se hubiera incendiado en el año 70 D.C., el evangelio probablemente no se habría extendido por todo el mundo tan rápido, ya que los judíos se sentían cómodos estando en la ciudad donde estaba el templo.

Cada avivamiento ha sido precedido por algún tipo de persecución u opresión contra los seguidores de Cristo, los valores de Dios o Su Palabra. La pandemia de 2020 no fue más que Dios removiendo el nido. Fuimos empujados fuera de nuestras zonas de confort. Ya no había ninguna tipo de seguridad o garantía en cuanto a nuestros trabajos, salud, economía, estudios, o promesas hechas por el gobierno. No tuvimos más remedio que despertarnos y aprender a vivir por fe y, por primera vez en años, muchos buscaron respuestas en la Palabra de Dios.

(“En el libro de David McNelly, “Incluso las águilas necesitan un empujón”, leemos estas palabras: “El águila engatusó suavemente a sus crías hacia el borde del nido. Su corazón se estremeció con emociones contradictorias cuando sintió su resistencia a su empujón persistente”. ‘¿Por qué la emoción de volar tiene que comenzar con el miedo a caer?’, pensó”.

“La eterna pregunta seguía sin respuesta para ella. Su nido ubicado en lo alto de un estante de roca escarpada. Abajo no había nada más que el aire para sostener las alas de cada cría. ‘¿Es posible que esta vez no funcione?’, pensó. A pesar de sus temores, el águila sabía que era el momento. Su misión como madre estaba casi completa. Quedaba una última tarea: el empujón”. – Bob Gass.)

 


Cada vez que Dios agita las cosas en nuestra vida, es para prepararnos para la próxima misión. No te asustes ni tengas miedo de dar un salto de fe.

 


Oraciones

• Jesús, Tú eres la fuerza de mi vida y Mi luz, El Señor hará que mis enemigos que se levantan contra mí sean derrotados ante mi rostro, Mi Santo.
• Gracias porque velas por nosotros y deseas que crezcamos en nuestra fe.
• Gracias porque por amor, nos empujas a situaciones en las que nos vemos obligados a ejercer nuestra fe y aprender más sobre quiénes somos y lo que podemos hacer a través de Ti.
• Perdónanos por dudar de Tu amor y Tus caminos. Nos rendimos completamente ahora a lo que has planeado para nosotros.
• Danos la fe para lograr lo imposible y seguir asumiendo riesgos para traer gloria a Tu nombre.
• Declaramos que todo lo podemos en Cristo quien nos fortalece. Podemos dar más allá de nuestra capacidad, amar más allá de nuestros sentimientos y sacrificarnos más allá de nuestro dolor.
• Recibimos en este momento fuerza renovada para esperar pacientemente que Tus promesas se hagan realidad en nuestras vidas.
• Gracias porque a partir de hoy ya no estaremos estancados y todos alabarán Tu nombre por las grandes cosas que estamos a punto de realizar.

• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *