Skip to content

Discernir Las Mentiras

 

(1 Pedro 5:8-9) “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, cual león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que las mismas aflicciones han de ser cumplidas en vuestros hermanos que están en el mundo.”

(Efesios 4:27) “Ni deis lugar al diablo.”

(Filipenses 4:8) “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, en esto pensad.”

 

 

Poder separar lo divino de entre lo diabólico es la clave para la vida eterna en la presencia de Dios. Hay muchas voces que nos hablan simultáneamente y afirman ser la Verdad. Está claro que pueden haber ciertos puntos de vista e interpretaciones que contengan algo de verdad, pero solo puede haber una Verdad Absoluta.

Por ejemplo, la Ley de la Gravedad en la tierra, en este instante, es una Verdad Absoluta. Se puede manipular hasta cierto punto, pero nunca se puede cancelar o ignorar por completo. Si saltas de un edificio sin que ninguna otra fuerza actúe sobre ti, solo tienes un lugar al que ir… ¡hacia abajo!

Cuando Jesús dice que El es el Camino, la Verdad y la Vida, se refiere a la Verdad Absoluta, no a una de las muchas verdades que existen. Cuando podamos entender lo que Dios dice acerca de nosotros en la Biblia y el camino que Él ha hecho para que nos conectemos con Él, seremos libres de toda la confusión y las mentiras que se nos presentan.

Todos tenemos un enemigo común llamado Satanás, que quiere confundirnos y asegurarse de que nunca veamos la Verdad Absoluta acerca de Jesús con nuestros ojos espirituales. Por lo tanto, está constantemente lanzando dardos de fuego de mentiras y confusión hacia nosotros para mantenernos alejados del plan de salvación de Dios y de que podamos sentir verdaderamente el amor de Dios.

Las mentiras más comunes son que Dios quiere juzgarte y castigarte, que no te ama, que tus pecados son demasiado oscuros y malvados para ser perdonados, que no hay forma de limpiar tu Karma negativo, que en realidad puedes pagar por tus pecados a través de buenas obras, que no hay cielo ni infierno y que todas las cuentas se saldaran en esta vida, que algún gurú o líder espiritual puede realmente lavar tus pecados… etc.

Probablemente la mentira más fácil de aceptar y que los ateos reciben con facilidad, es que no hay un Dios. Si no hay un Dios, no hay un Juez. Si no hay un Juez, entonces no hay un Juicio final ni una Ley moral por la cual ser juzgado. Si no hay Ley moral, entonces no hay consecuencias para nuestras acciones, y por lo tanto uno es libre de hacer lo que quiera mientras lo disfrute y no dañe directamente a nadie según su conocimiento.

Por lo tanto, sé constante en tu lectura diaria de la Palabra, para que cuando el diablo te lance un pensamiento negativo para cambiar tu estado de ánimo, puedas decir: “Hoy no diablo, sé que esto no es para mí, y no lo recibo”. Recuerda, si Satanás puede atacar tu mente con pensamientos deprimentes y convertirte en una persona negativa, él ha ganado la batalla.

 

 

¿Por qué no recibes hoy la Verdad Absoluta de Cristo y empiezas a vivir en victoria?

 


Oraciones

• Padre Celestial, Tu Espíritu Santo habita en nosotros y anhela celosamente, Eres el Espíritu que intercede por nosotros con gemidos, Tú eres un Espíritu que se mantiene suspendido sobre la tierra.
• Gracias, Padre, por hacer que Tu Verdad esté disponible para nosotros.
• Gracias porque podemos mantenernos firmes en Tu Palabra y porque nunca nos fallará.
• Perdónanos por aceptar cualquier cosa que se nos enseña sin discernir a través de Tu Espíritu Santo.
• Perdónanos por creer sólo aquellas cosas que tienen sentido para nosotros, en lugar de poner nuestra fe en Tus promesas.
• Te pedimos que nos enseñes a no darle ninguna oportunidad al diablo de obrar en nuestras vidas.
• Ayúdanos a resistir al diablo estando firmes en la fe.
• Decimos hoy pensar en lo que es verdadero, lo que es honorable, lo que es justo, lo que es puro, lo que es aceptable, lo que es encomiable, si hay algo de excelencia en ello y si hay algo digno de elogio.

• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *