Skip to content

Sobreviviendo Altibajos

https://youtu.be/yJF-crsRZBU

 

(Daniel 3:17-18) “Ciertamente nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tu mano, oh rey, nos librará. Pero si no lo hace, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses ni adoraremos la estatua de oro que has levantado.”

(1 Corintios 10:13) “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres; y fiel es Dios, que no permitirá que vosotros seáis tentados más allá de lo que podéis soportar, sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que podáis resistirla.”

(Eclesiastés 3:1, 4) “Hay un tiempo señalado para todo, y hay un tiempo para cada suceso bajo el cielo:… tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de lamentarse, y tiempo de bailar;”

 

 


Pregúntale a cualquier persona mayor y te confirmará que una cosa en la vida nunca cambia, y es que todo cambia. La vida está llena de cambios y siempre habrá altibajos en la vida. Cambios en las relaciones, trabajos, situaciones económicas, emociones, amigos, iglesias, países de residencia, e incluso tu nivel de fe y compromiso con Dios.

Este último, la fe, es el único que determinará tu resultado después de atravesar todos los desafíos de la vida y es algo que debemos asegurarnos de nutrir y fortalecer con el tiempo. Dios dice que tu fe es más valiosa que el oro o la plata y resistirá la prueba del tiempo junto con la esperanza y el amor.

Incluso cuando todo parezca salirte bien y que todo está a tu favor, debes seguir fortaleciendo tu fe ya que incluso en tu tiempo de bendición, estas siendo preparado para enfrentarte a tu próximo desafío. Dios nos muestra Su favor, milagros, bendiciones y prosperidad en tiempos de necesidad para que cuando surja la próxima necesidad, nos acordemos de cómo nos ayudó a superar lo la última vez.

No te sorprendas si después de un desafío hay una victoria y después de esa victoria un desafío mayor. Dios necesita que pases por estos altibajos para que no te sientas demasiado cómodo y bajes la guardia. Puede parecer injusto, pero ten en cuenta que no importa cuál sea tu lucha, Dios nunca te tentará más allá de tu capacidad para superarlo.

En otras palabras, Dios se preocupa por tu victoria en cada momento de dificultad y ha provisto una salida. Dios quiere que seas un vencedor, no un desertor o alguien que retrocede cuando las cosas no salen como querías.


(“Hay tres niveles de fe. El primer nivel es: ‘Nuestro Dios es capaz de todo’. A la mayoría no nos cuesta llegar a creer eso. El segundo nivel es: ‘¡Y Él lo hará!’ Muchos de nosotros desearíamos poder creer eso sin una pizca de duda. Y el tercer nivel es: ‘Pero si no’. ¡Ese es el nivel más alto de todos! Dice ‘Pero si no ahora o más tarde, no lo quiero, ¡pero seguiré confiando en Dios!” – Bob Gass)

 

La mayoría no dejan la mano de Dios cuando están caminando en la profundidad del valle, sino por lo contrario, es cuando todo le va bien y se sienten en la cima de la montaña.

 


Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres Aquel que estableció firmemente el mundo. Podemos apelar a los años de la diestra del Altísimo. El número de Tus años no puede ser descubierto.
• Gracias, Padre, porque sabes el principio desde el final.
• Gracias porque no hay tentación más grande que nuestra fe y más grande que nuestra fuerza de voluntad para rechazarla.
• Gracias por brindarnos siempre un rayo de esperanza cada vez que pasamos por una situación difícil.
• No importa a lo que nos enfrentemos, declaramos que Tú puedes librarnos.
• Enséñanos a discernir el tiempo que atravesamos y a esperar con paciencia, sabiendo que Tú tienes el control.
• Danos paz cuando pasemos por los cambios de vida que Tú tienes planeado para nosotros.
• Declaramos que seguiremos confiando en Tus promesas, tanto cuando pasemos por tiempos buenos o malos.
•
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *