Skip to content

El Estar Satisfecho

https://youtu.be/W-nW1SQpFfg

 

(Hebreos 13:5) “Sea vuestro carácter sin avaricia, contentos con lo que tenéis, porque Él mismo ha dicho: NUNCA TE DEJARE NI TE DESAMPARARE,”

(Filipenses 4:11-12) “No que hable porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación. Sé vivir en pobreza, y sé vivir en prosperidad; en todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad.”

 


Estar contento o satisfecho con tu vida es la clave para disfrutar cada día al máximo. Disfrutar de tu trabajo, tus hijos, tus relaciones, tu comunión con los hermanos del culto, y por supuesto, en tu caminar en la fe con Jesús. La forma en que ves las cosas que tienes puede determinar cómo te sientes acerca de Dios y tu relación con Él. Lo peor es creer que te repartieron una mala mano en la partida de póquer de la vida y que Dios es injusto contigo. Esto solo traerá resentimiento hacia Dios y se reflejará en todos los que te rodean.

Dios nos ordena claramente que estemos contentos o satisfechos, es decir, verdaderamente agradecidos por lo que tenemos y que entendamos que una vez que hayamos disfrutado completamente de lo que tenemos, obtendremos más y más. Tenemos que estar completamente comprometidos en nuestro caminar con Jesús, no solo cuando Él da si no también cuando Él quita. No tiene nada de malo querer más y mejores cosas, pero Dios primero necesita saber que puede disfrutar de las cosas sencillas de la vida y estar agradecido por ellas sin compararte con los demás.

Crecí en una familia adinerada y mi padre era un hombre de negocios próspero que se hizo a sí mismo. Podría haber comprado cualquier coche de gama alta y de marcas caras, pero siempre compraba coches sencillos, pero con buen motor y con todos los extras. Un día le pregunté por qué no se compraba un Mercedes. Él respondió: “Es muy fácil pasar de un Honda a un Mercedes, pero muy difícil pasar de un Mercedes a un Honda”.

Entendí que quería asegurarse de que estuviéramos contentos con lo que teníamos y no pensar que éramos menos importantes o valiosos si no teníamos cosas de marca para lucirlas delante de los demás. De esta manera nuestro carácter y personalidad nunca estarían basadas en las riquezas y las cosas que tenemos, sino en estar contentos en cualquier situación a la cual nos enfrentemos en la vida.

Si buscas primero a Dios, entonces la satisfacción está garantizado.

 

(“El estar contento no es tener lo que quieres, es querer lo que tienes y disfrutarlo. La vida no se basa en las cosas, se basa en las relaciones”. – Bob Gass.)

 


Oraciones

• Padre celestial, incluso antes de que una palabra esté en mi lengua, oh Señor, tú lo sabes por completo. Me has dado la lengua de los sabios. Tú comprendes mi camino y mi acostarme.
• Gracias porque eres más que suficiente para completar nuestro gozo.
• Perdónanos por no estar contentos con lo que nos brindas a diario.
• Perdónanos por perseguir los placeres y las cosas del mundo antes de perseguirte a Ti como nuestra fuente de todas las cosas.
• Declaramos que debido a que hemos escogido rendirnos a Cristo y lo estamos buscando desesperadamente, todas las cosas que necesitamos nos serán dadas en el nombre de Jesús.
• Enséñanos a estar contentos con lo poco y con lo mucho. Cómo compartir y dar a los demás cuando tenemos y especialmente cuando no tenemos mucho para dar.
• Necesitamos de ti Señor Jesús para que nos transformes hoy en siervos agradecidos por las cosas que tenemos y que no nos comparemos con lo que tienen los demás.
• Nos mantenemos firmes en la promesa de que nunca nos dejarás ni nos desampararás, sin importar las cosas que tengamos o dejemos de tener.
•
• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *