Skip to content

La Gente Más Feliz Del Mundo

 

(Lucas 9:23-24) “Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz cada día, y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará.”

(Hechos 20:24) “Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo mi vida preciosa para mí mismo; con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.”

(Joel 2:28) “Y será que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros viejos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.”

 

Las personas más tristes del mundo son las que solo piensan en sí mismas. Solo se enfocan en sus carencias, en lo que necesitan, lo que desearían haber hecho de otra manera o los cambios necesarios este momento de sus vidas, y enfocan toda su energía en su pequeña existencia como individuo. El mundo nos enseña a pensar siempre primero en nosotros mismos para tener éxito en la vida, pero esto contradice las enseñanzas de Cristo, ya que nos impide ver como de grande puede ser realmente Dios en nuestras vidas.

Por lo contrario, las personas más felices del mundo, son aquellas que tienen una visión o un sueño más grande que ellos mismos y o bien están viviéndolo o trabajando para lograrlo. El único que es más grande que nosotros es Dios y por lo tanto sólo Él puede hacernos vivir con esa plenitud de gozo y sentimiento de ser parte de un gran sueño o visión más allá de nuestra existencia.

Si solo puedes ver lo que está a dos pies frente a tus ojos, entonces eso es lo lejos que llegarás. Sin embargo, cuando tomamos la mano de Dios y vemos más allá de nosotros mismos en lo espiritual, volaremos como las águilas y lograremos todo lo que Él tiene planeado para nosotros. Al enfocarnos en nuestras necesidades, nuestro dolor y nuestras metas separados de Dios, estamos destinados a la decepción, ya que solo nos alejará del plan perfecto de Dios.

Cristo deja muy claro que para aceptarlo como Señor tenemos que dejar de lado todos nuestros planes y deseos, ya que interferirán con el sacrificio que se necesita para vivir por los demás, tal como lo hizo Él al morir en la cruz por nuestros pecados. Muchos están dispuestos a vivir como cristianos y disfrutar de todos los beneficios de conectarse directamente con Dios, pero la mayoría deja los caminos de Dios al pedirles que se sacrifiquen por aquellos que volverán a lastimarlos.

El Apóstol Pablo declara que mientras cumpliera el sueño o la tarea que Dios le encomendó, no le importó lo que le sucediera para lograrlo. Y esto es exactamente por lo que Él vivió y murió. ¿Cuántos de nosotros hemos entendido el propósito por cual Cristo nos eligió para conocerlo? ¿El propósito tras la promesa de derramar Su Espíritu para capacitarnos para profetizar? ¿Y propósito de hablarnos a través de sueños y visiones?

 


Cuanto más te aferres a algo o alguien en tu vida que no sea Cristo, más se convertirá en un obstáculo para avanzar a la siguiente etapa en tu caminar con Dios.

 


Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres la voz del Señor que quebranta los Cedros. La voz del Señor que divide las llamas de fuego. La voz del Señor que hace temblar el desierto de Cades.
• Gracias Padre porque se nos ha prometido recibir Tu Espíritu Santo en estos últimos días.
• Gracias porque podemos esperar que nos hables a través de sueños y visiones.
• Perdónanos por no entender que fuera de Ti no hay vida por la que valga la pena luchar.
• Perdónanos por dejarte a un lado para aferrarnos a nuestros sueños personales, deseos y los placeres del mundo.
• Danos la visión de lo que Tú quieres que hagamos y cómo hacerlo.
• Ayúdanos a tomar nuestra cruz cada día, morir a nuestros deseos personales y seguirte dondequiera que nos lleves.
• Declaramos que alcanzaremos la vida eterna rindiendo todas las cosas a los pies de Jesús.

• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *