Skip to content

¿Cómo Responder A Su Voz?

https://youtu.be/y02i9oRG8Yg

 

(Proverbios 8:34-35) Bienaventurado el hombre que me escucha, velando a mis puertas día a día, aguardando en los postes de mi entrada. Porque el que me halla, halla la vida, y alcanza el favor del SEÑOR.”

(Salmos 27:8) “Como pájaro que vaga lejos de su nido, así es el hombre que vaga lejos de su hogar.”

(Juan 7:17) “Si alguien quiere hacer su voluntad, sabrá si mi enseñanza es de Dios o si hablo de mí mismo.”

(Juan 10:4) “Cuando saca todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas lo siguen porque conocen su voz.”

Tu forma de responder a la voz de Dios puede determinar si Él sigue guiándote. Él ni depende ni se desespera por tu obediencia, sino que somos nosotros los que necesitamos buscar de sus instrucciones si queremos que las cosas nos salgan bien. Él no tiene ninguna necesidad de perseguirte, sino que eres tú quien necesita depender de cada una de Sus palabras.

Dios siempre caminará delante de ti para guiarte. El único relato donde vemos que la presencia de Dios andaba detrás de Su pueblo en la Biblia es cuando estaban cruzando el Mar Rojo y Él detuvo a los ejércitos de Faraón para que no los persiguieran.

La mayoría de nosotros lo tenemos al revés y nos imaginamos a Jesús llamando a nuestra puerta como un testigo de Jehová, suplicando que lo aceptemos y le permitamos entrar. Lo que ignoramos es que, si lo invitamos a pasar, Él tiene el poder y la autoridad para calmar los mares y las tormentas por las que atravesamos.

Al igual que en el libro del Éxodo, durante la última plaga de Egipto, la sangre del cordero en los postes de las puertas impidió que el ángel de la muerte entrara en sus hogares. Estaban listos a obedecer y, por lo tanto, recibieron instrucciones de Dios a través de Moisés.

Entonces, ¿se supone que debes responder en obediencia a cada voz que escuchas? No, por supuesto que no, ya que algunas voces pueden ser tus deseos pecaminosos, tus miedos e inseguridades egoístas, o incluso Satanás. Jesús nos enseña que si tenemos un corazón dispuesto a obedecer lo que Dios nos manda, sin importar lo que nos instruya, sabremos si es Dios quien nos habla o no. Si buscamos Su rostro, como Él nos manda en Su Palabra, encontraremos respuestas para cada situación.

Si te cuesta reconocer la voz de Dios, busca a alguien que esté más acostumbrado a ello y permite que te guíe. Tal vez todavía eres un cordero (inmaduro en tu caminar espiritual) y necesitas seguir a una oveja que reconoce la voz del Buen Pastor y está acostumbrada a seguirlo. Ellos pueden transmitirte la paz que necesitas en medio de la tormenta, ya que probablemente han vivido situaciones similares que les dieron la victoria a través de Jesús. Es por eso que Dios ha puesto líderes en la iglesia.

 

(“No importa lo que suceda a tu alrededor, cuando Dios habla, experimentarás una paz interior que se mantendrá firme y te hará atravesar la tormenta en victoria”. – Bob Gass)

 

Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres el Rey de los judíos, de Jacob y de Israel. El Rey sobre el monte santo de Sión.
• Gracias por hablarnos siempre y guiarnos en cada área de nuestras vidas.
• Perdónanos hoy por haber ignorado tus instrucciones o por no reconocerlas.
• Te pedimos que nos sigas dando la sabiduría que buscamos y nos sigas hablando a través de tu Palabra.
• Te agradecemos por los líderes y ancianos que has puesto por encima de nosotros para guiarnos. Dales sabiduría y un claro entendimiento de Tu voluntad para nuestras vidas.
• Pedimos la paz que solo Jesús puede darnos durante las tormentas a las cuales nos enfrentamos en este momento.
• Declaramos “¡Silencio! ¡Cálmate! ” a las tormentas en nuestro corazón y mente que amenazan a nuestra salud, economía, relaciones y futuro.
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *