Skip to content

La Madurez Cambia Metas

 

(Filipenses 3:13-14) “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está adelante, prosigo al blanco, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”

(1 Corintios 13:11) “Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño, mas cuando ya fui hombre hecho, dejé lo que era de niño.”

(Filipenses 4:13) “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

 

 

¿Recuerdas tu respuesta cuando te preguntaron de niño qué querías ser de mayor? La mayoría de nosotros probablemente respondimos diciendo, una estrella de cine, policía, astronauta, miss universo, cantante, atleta, una celebridad de la televisión, o simplemente tener la misma carrera que nuestros padres. Éstos eran nuestras metas aquel entonces y creíamos sinceramente que se podían alcanzar.

A medida que maduramos, para la mayoría de nosotros, esas metas se volvieron más y más distantes a medida que nos enfrentamos a la realidad de la vida y nos dimos cuenta de que probablemente había cosas más importantes en cuales enfocarnos. No hay nada de malo en estos objetivos y uno siempre debe perseguir sus pasiones en la vida, sin importar lo que digan los demás.

Sin embargo, a medida que crecemos en nuestro caminar con Jesús, nuestras metas también deben madurar y estar alineadas con un propósito mayor que nosotros mismos. Cuando éramos niños, pensábamos en el glamour, la fama y las riquezas que podíamos alcanzar. Como adultos, debemos centrarnos en el bien mayor de la humanidad y el propósito eterno de Dios. No estoy diciendo ‘no pienses en grande’, lo que digo es que sea lo que sea que sueñes ser, cuando lo sometas en las manos de Dios, será más grande y mejor.

Al crecer, mis sueños y metas también cambiaron con el tiempo. Empecé queriendo ser como Amitabh Bachchan (un actor de Bollywood), luego como Rambo en el ejército Americano, luego un cantante como Bon Jovi o un guitarrista como Gary More, luego un médico quiropráctico, y así sucesivamente.

Sin embargo, a medida que me alineé con el plan de Dios, comencé a ver que mis metas y sueños habían madurado. Ya no estaban enfocados en mi prosperidad personal, mi fama y mis deseos en la vida, sino que tenían un impacto mucho más profundo en la sociedad y tenían el poder de cambiar las vidas de muchos. Estas metas maduraron de ser egoístas y carnales a ser santificadas y eternas.

Prefiero tener la unción del Espíritu Santo tal como la tuvo Pedro, un simple pescador, que todo el dinero, la fama y el talento que tuvo Michael Jackson. La unción era tal que las personas enfermas y paralíticas fueron puestas a lo largo de los caminos sabiendo que cuando la sombra de Pedro cayera sobre ellas, serían sanados.

 

(“Algún día mirarás hacia atrás y te darás cuenta de lo pequeñas que eran tus metas. Te preguntarás: ‘¿Por qué me conformé con tan poco?’ Ten en cuenta que tus sentimientos y opiniones presentes pueden cambiar, por lo tanto no construyas tu futuro sobre ellos. Los demás no tienen que entender tus metas o incluso estar de acuerdo con ellas. Agradece le a Dios por su bondad en el pasado, pero prepárate para lo que tiene para ti a continuación “- Bob Gass)

 


Oraciones

• Padre te damos gracias por Tu Espíritu bueno, eres El Consejero, eres el Espíritu de súplica.
• Gracias por cuidarnos y desear que crezcamos.
• Perdónanos por estar estancados en nuestros sueños y metas.
• Perdónanos por no madurar en nuestro conocimiento de Ti y por seguir deseando las cosas que anhelan los hombres inmaduros.
• Ayúdanos a alinear nuestros deseos, metas y sueños con tu propósito eterno.
• No queremos volver a ser como niños, que no se enfrentan a la realidad de la vida ni a la urgencia de Tu llamado en nuestras vidas.
• Gracias porque todo lo podemos en Cristo que nos fortalece.
• Jesús, que nuestra mayor meta sea imitarte y hacer cosas mayores de las que hiciste aquí en la tierra.
•
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *