Skip to content

Levántate Y Pelea

 

(Apocalipsis 3:2) “Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios.”

(Santiago 4:7) “Someteos, pues, a Dios. Resistid al diablo, y huirá de vosotros.”

(Efesios 6:10-12) “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fortaleza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo; porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra malicias espirituales en las alturas.”


¿Recuerdas la película Rocky con Sylvester Stallone interpretando el papel de un boxeador novato? ¿Sabías que Stallone también es quien escribió esta película y que en un principio fue rechazado por todos los grandes productores de Hollywood porque a la historia le faltaba sexo, crímenes y el protagonista al final pierde? Sin embargo, se convirtió en uno de los mayores éxitos de taquilla de esa década. Con una inversión inicial de solo 1,1 millones de dólares en 1976, obtuvo un beneficio bruto de más de 225 millones de dólares y dio paso a un musical, videojuegos, bandas sonoras y 8 secuelas hasta el día de hoy.


Lo que hizo que esta película fuese tan especial y única para triunfar entre los más grandes es que relata la historia de un hombre sencillo, sin muchas luces, de buen corazón, y con todas las de perder, que se atrevió a ir por lo imposible y alcanzar las estrellas. Rocky era pobre, un inmigrante italiano, sin estudios y sin medios económicos para entrenarse adecuadamente, pero tenía una cosa que lo separaba del resto… la voluntad de seguir luchando.


En la película, vemos que no importa cuántas veces fue derribado por Apollo Creed (el campeón mundial del peso pesado), Rocky siguió levantándose y enfrentándolo y se mantuvo firme hasta el final. El propio Apollo dice en la película que era como golpearle a una pared de ladrillos. Da igual cuántas veces Rocky recibía un golpe, este, no se daba por vencido. Al final, aunque Apollo gana la pelea por puntos, Rocky es levantado por la multitud y elogiado por su resistencia ante tan gran oponente.


Esto es exactamente lo que debemos hacer cuando nos enfrentamos a todas las cosas que Satanás lanza contra nosotros. No importa por lo que sea, en Jesús se nos ha dado todo lo que necesitamos para resistir, luchar y, a diferencia de Rocky, salir victoriosos. Sí, tendremos que recibir algunos golpes, e incluso caer de vez en cuando, pero no podemos retroceder ya que nuestra fuerza y resistencia son las que traerán esperanza a otros que también se enfrentan a situaciones difíciles. Empieza a luchar en lo espiritual a través de la oración y verás la victoria en lo natural.

(“Es posible que hayas estado hasta las mismísimas puertas del infierno y vuelta por ti y tu familia, pero vas a ganar. Estás en el cuadrilátero con un oponente formidable que quiere destruirte y ‘noquearte’. Él sabe que Dios tiene un plan para tu vida. Pero él no tiene el poder de “derribar” al hombre o mujer que ora y se mantiene cerca de Dios. ¡Eres un hombre resucitado con Cristo! Has sido renovado en tu fe, y estás ¡firme en tus convicciones!” -Bob Gass)



El diablo no tiene ni idea de a quién se enfrenta. ¡Dile al diablo que has sido creado a imagen de su peor pesadilla!

 

Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres Dios de promesas. Dios de la esperanza. Dios que guarda Su pacto. Dios que es rico en misericordia. Dios de la venganza. Dios de verdad y sin iniquidad. Te alabamos.
• Te damos gracias, Dios, porque ya nos has proporcionado todas las armas para resistir al diablo.
• Te agradecemos que no estemos solos en ese cuadrilátero frente a nuestro oponente.
• Gracias porque ya nos has declarado victoriosos a través de Jesucristo.
• Perdónanos por a veces rendirnos y tener miedo de los golpes que el enemigo nos está dando.
• Declaramos hoy que nos someteremos a Dios, resistiremos al diablo y lo veremos huir.
• Fortalece nuestra fe que está a punto de fallar. Hoy invocamos el poder de la resurrección.
• Danos hoy, instrucciones de cómo vestirnos con toda la armadura de Dios y luchar en lo espiritual.
• Que nuestro sufrimiento hasta ahora, nuestra resistencia y nuestra victoria traigan esperanza a aquellos que se enfrentan a problemas en este momento.

• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *