Skip to content

Nacido Para Ser Fructífero

https://youtu.be/BDybJu2ArKY

 

(Efesios 2:10) “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.”
(Génesis 1:28) “Y los bendijo Dios y les dijo: ‘Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.’”
(1 Corintios 10:31) “Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.”
(1 Pedro 4:10) “Según cada uno ha recibido un don especial, úselo sirviéndoos los unos a los otros como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.”

 


Todo lo que Dios hace tiene un propósito. Todo lo que Dios creó tiene una posición específica en el círculo de la vida. Cuando estudié Microbiología en la Universidad pudimos ver la vida al nivel celular. Me asombró cómo la parte más microscópica de cualquier célula tenía una función vital que hacía posible que esa célula existiera.
El mundo entero es un gran ecosistema que depende el uno del otro para mantener un equilibrio. Pero cuando el hombre interviene y deja de obrar como debe o comienza a producir en exceso para su propio beneficio, es cuando este ecosistema saludable comienza a decaer y se vuelve tóxico.

Tú y yo fuimos creados para liderar y dominar, es decir, para cuidar de la creación de Dios. Dados los talentos y la posición que Dios nos ha otorgado, debemos siempre esperar ser fructíferos. Y no solo ser de beneficio para nosotros sino para todo el ecosistema. En el plan laboral del Reino de Dios no existe la jubilación.

Incluso si estás discapacitado y postrado en la cama, aún puedes derrumbar poderes y principados de las tinieblas a través de la oración. Dios puede usarte para capacitar a otros para que te sirvan y te cuiden. Al permitir que esto suceda, produces en ellos frutos de amor, servidumbre, compasión, sacrificio y paciencia. Incluso una simple piedra sin vida fue vital para construir la Gran Muralla China.

Existe un plan más grande que tú, y tu trabajo es parte de ese plan ya que estás produciendo para la eternidad. Todo lo que hagas o dejes de hacer tiene que ser hecho para glorificar a Dios, ya que influirá directamente en la próxima generación. Dios está esperando a que te rindas a Su plan hoy para que tus frutos sean para Su Reino. Al servirnos unos a otros, empezamos a caminar en ese plan divino.

(“Si las abejas desaparecieran de la faz de la tierra, al hombre solo le quedarían cuatro años de vida. No más abejas, no más polinización, no más plantas, no más animales, no más hombre”. – Albert Einstein)

 

 

Cada parte de la Creación tiene un plan y un propósito divino. Nada ni nadie es insignificante o inútil. Cada insecto, animal, planta y elemento es parte de algo más grande que sí mismo.

 

 

Oraciones

• Padre celestial, Tú estás cerca de los que tienen el corazón quebrantado y salvas a los que tienen el espíritu contrito. Si confío en el Señor, el Señor hará que suceda. Dios ha dicho que el poder le pertenece a El.
• Gracias Padre, por hacernos parte de un plan mayor que nosotros mismos.
• Gracias porque ya has preparado buenas obras para que andemos en ellas y triunfemos.
• Perdónanos por no buscar Tu voluntad para nuestras vidas y por haber perdido tanto tiempo tratando de cumplir nuestros propios deseos.
• Enséñanos a trabajar con la autoridad y responsabilidad que has dado a los hombres sobre la creación.
• Queremos hacer todo para traer gloria a Tu nombre.
• Revélanos hoy el don específico que nos has dado para servir a la humanidad.

• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *