Skip to content

Promesas Cumplidas

Pincha aqui para escuchar Audio: https://youtu.be/e_7lbI4IMkk

 

(2 Corintios 1:20) “Porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por nosotros á gloria de Dios.”

(Gálatas 3:13-14) “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición; (porque está escrito: Maldito cualquiera que es colgado en madero:) Para que la bendición de Abraham fuese sobre los Gentiles en Cristo Jesús; para que por la fe recibamos la promesa del Espíritu.”

 

El hecho de que Jesús fue a la cruz, murió y resucitó al tercer día, se convierte en el fundamento de nuestra fe. Tenemos que darnos cuenta de que Jesús hizo muchas promesas en El Nuevo Testamento y si hubiera fallado en esta en particular, entonces mejor apaga y vámonos.

Pero debido a que cumplió lo que profetizó acerca de su resurrección, ahora podemos estar firmes y confiados en todas las demás promesas que hizo a aquellos que lo han elegido como su Señor y Salvador. De hecho, podemos confiar en que Él vive dentro de nosotros, que Él nos redimió del infierno y que nos está capacitando para ser más que vencedores. Podemos creer que Él realmente ha ido a prepararnos un lugar en el cielo y regresará para llevarnos a estar con Él.

Sí, Jesús regresará de nuevo, esta vez, no para morir ni para ser abusado y torturado, sino para gobernar y reinar con una vara de hierro sobre toda la tierra. Y sus ovejas reinarán junto a Él y se les dará autoridad sobre ciudades y naciones. La esencia de cada promesa que declaramos todos los días se ha cumplido mediante el sacrificio, una vez y por siempre, de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo.

Entonces, si alguna vez dudas de alguna de las promesas de Dios para ti, te animo a que mires más allá de si te sientes digno o no de esas promesas y fijes tus ojos en la obra cumplida en la cruz. ¡Jesús aseguró y garantizó para nosotros cada una de las promesas que Dios ha hecho en La Palabra! Simplemente pide y recibe el Espíritu Santo y las bendiciones de Abraham allí donde estás, ya que esta es también una de las razones por las que Cristo vino y murió en la cruz.

Así que te animo hoy, a la luz de tu nuevo nacimiento en el Reino de tu Dios y Padre Celestial, ahora puedes gritar un gran “Sí” y “Amén” a cada promesa que Dios nos ha hecho.

 

Entiende hoy que es a través de las promesas cumplidas en TU vida, que Dios quiere recibir la gloria y atraer a otros hacia Él.

 

 

 

Oraciones

  • Padre, Te damos gracias porque eres bueno y Tu misericordia es por siempre.
  • Perdónanos, Padre, por dudar de cualquiera de las promesas en Tu Palabra.
  • Perdónanos por fijarnos más en nuestra situación y problemas personales, en vez de declarar Tu poder y autoridad sobre cada desafío.
  • Enséñanos cómo leer y entender Tu Palabra, declarar Tus promesas, caminar en Tu autoridad y disfrutar de todas las bendiciones preparadas para Tus hijos.
  • Te damos gracias porque Cristo quitó todas las maldiciones que estaban contra nosotros al colgar sobre esa cruz y hacerse maldito por nosotros.
  • Declaramos que cada promesa en Tu Palabra para nosotros es “SÍ” y “AMÉN”.
  • Recibimos ahora mismo todas las promesas pronunciadas sobre Abraham al aceptar al Espíritu Santo en nuestras vidas hoy.
  •  
  • Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *