Skip to content

¿Quién Es Tu Palangana?

https://youtu.be/QW4bQ4PgZgE

 

(Salmos 60:8) “Moab es la vasija en que me lavo;”

(Salmos 19:12) “¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos.”

(Proverbios 27:17) “El hierro con hierro se afila, y un hombre aguza a otro.”

(Juan 3:19) “Y esta es la condenación: porque la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz; porque sus obras eran malas.”

 

 

En la historia del pueblo hebreo, cada un par de generaciones, Dios tuvo que usar distintos métodos para hacerlos más humildes. Usó la hambruna, las batallas contra naciones vecinas e incluso ser sometido a la esclavitud bajo un líder cruel. El pueblo de Dios solía olvidarse de las grandes cosas que Dios había hecho por ellos y acababa siempre participando de la idolatría de otras culturas. Llenaban sus hogares de tradiciones inmundas y copiaban el comportamiento pecaminoso de otros pueblos en su entorno.

Dios no tuvo más remedio que permitir que otras naciones los conquistaran, los persiguieran y les hicieran la vida difícil para que su pueblo clamara de nuevo a Él y volviera a la santidad. Lo hizo por amor, ya que solo en estas pruebas pudieron darse cuenta de lo lejos que se habían alejado de Dios. Usó, por ejemplo, a los Filisteos en la época de David y Sansón, a los Madianitas en la época de Gedeón y a los Moabitas que oprimieron a Israel durante 18 años en el libro de Jueces.

Dios puede usar a cualquiera a tu alrededor para sacar lo peor de ti para que te des cuenta de cuánto necesitas que Dios obre en tu vida. Solo entonces podrás arrepentirte y ser lavado de lo que te impide estar en la presencia de Dios. A veces nos sentimos demasiado cómodos con nuestros pecados hasta el punto de no querer admitir que todavía nos asedian.

Jesús vino como luz divina al mundo, pero la gente prefirió sus tinieblas para que sus obras pecaminosas permanecieran escondidas. Permite que Jesús entre hoy en tu corazón y que Él te muestre cuánto te has alejado realmente de Dios. Solo así podrás pedir perdón, arrepentirte y recibir todas las bendiciones y promesas que Él tiene preparadas para ti.

Las primeras personas que Dios usará para poner a prueba tu paciencia, amor y fe, son aquellos que están más cerca de ti, aquellos que has puesto sobre un pedestal y aquellos que han tomado el lugar de Dios en tu vida. Solo Cristo puede tomar el trono en tu corazón porque Él es Dios.

 


(“¿Quién es tu Palangana? ¿Quién es la persona que te doblega? ¿Quién estira tu fe? ¿Quién te dice las cosas directamente a la cara?” – Bob Gass)

 

 

Oraciones

• Padre Celestial, Tú me alimentaras con el mejor trigo y con miel de la roca me saciaras. Nos das el deseo de nuestro corazón. Eres Señor quien se ha acordado de nosotros en nuestra humildad.
• Ayúdanos a no olvidar todo lo que has hecho por nosotros. No nos creamos que hemos logrado algo que Tú no hayas permitido.
• Te pedimos perdón por no haber guardado Tus caminos en todo lo que hacemos y decimos.
• Ayúdanos a examinar nuestros corazones a través de Tu palabra viva y haz nos ver aquellas cosas que no Te agradan.
• Danos el valor para admitir dónde nos hemos equivocado y la capacidad para cambiarlo.
• Gracias por usar a personas para mostrarnos dónde estamos fallando y permítenos ser instrumentos en Tus manos para hacer lo mismo con amor por otros.
• Recibimos Tu corrección hoy, sabiendo que Tú eres un Padre quien nos ama y que Tus planes para nosotros son de bien y no para mal.

• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *