Skip to content

Síndrome Del Nido Vacío

 

(Rut 1:20-21) “Y ella les respondía: No me llaméis Noemí, sino llamadme Mara; porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso. Yo me fui llena, mas vacía me ha vuelto el Señor. ¿Por qué me llamaréis Noemí, ya que el Señor ha dado testimonio contra mí, y el Todopoderoso me ha afligido?”

(Salmos 92:12-15) “El justo florecerá como la palmera; crecerá como cedro en el Líbano. Los que están plantados en la casa del Señor, en los atrios de nuestro Dios florecerán. Aun en la vejez fructificarán; estarán vigorosos y verdes; para anunciar que ‘El Señor es recto: Él es mi Roca, y en Él no hay Injusticia.’”

 

 

El “Síndrome del nido vacío” es algo muy real que los padres suelen experimentar una vez que sus hijos parten para la universidad, se mudan para una carrera a otra ciudad o se casan. Claro, hoy en día, muchos padres desearían tener ese síndrome, ya que los niños parecen aferrarse a sus padres mucho después de los 30 e incluso los 40 como adultos. Lo que estos padres sufren es un “Síndrome del Nido Vacío” a la inversa, donde su propia identidad, fe, emociones y futuro siguen todavía ligados a sus hijos. Esto no es saludable ni para los adultos, ni para los padres a largo plazo.

No importa si eres un padre o un hijo, eres mucho más que solo el papel que desempeñas en la actualidad. Necesitas edificar tu vida alrededor de tu persona y no de tu papel en esta etapa de tu vida, de lo contrario, cuando se acabe ese papel, te sentirás vacío e inútil. Cristo no te ama por lo que haces, sino por quien eres… Su Creación.

Si tienes un corazón materno, siempre tratarás a los demás como a tus hijos. Tendrás el mismo gozo de preparar ese plato especial para el hijo de otro que con el tuyo. Si tienes el corazón de un Padre, siempre estarás dispuesto a aconsejar con sabiduría a quien venga a ti con una pregunta.

Si alguien tuvo una razón para el “Síndrome del nido vacío” esa fue Noemí en el libro de Rut. Dejó su ciudad natal junto a su esposo y dos hijos, y volvió solo con una nuera. El esposo y los hijos murieron, y la otra nuera la abandonó. Por eso quiso cambiar su nombre de “Naomi” que significa “Mi Alegría”, a “Mara” que significa “Amargura”.

Al enfocarte solo en lo que puedes hacer en la vida, te estás preparando para el fracaso y la depresión para cuando ya no puedas aportar igual que antes. Digamos que usted es el proveedor para la familia, ¿qué pasará cuando pierda su trabajo? Si eres el guía espiritual de tu familia, o el pastor de un rebaño, ¿qué harás cuando no tengas un rebaño o tu familia ya no esté bajo tu guía espiritual?

Las personas pueden ir y venir en tu vida, pero el llamado de Cristo sobre tu vida siempre permanecerá. Te sugiero que te concentres un poco más en ese llamado.

 

No limites tu identidad o autoestima por completo basado en tu cónyuge, tus hijos, tu trabajo, tu casa o incluso tu educación, ya que todo podría desaparecer mañana.

 


Oraciones

• Padre Celestial, es por Tu misericordia que no somos consumidos. Tu misericordia es nueva cada mañana. Eres el Señor quien me corona con bondad y tierna misericordia.
• Gracias, Padre, por darnos propósito y usarnos para ti incluso en nuestra vejez.
• Gracias, porque todos somos valiosos para Ti y un arma poderosa en Tus manos.
• Perdónanos por valorar lo que somos, simplemente basado en las cosas que podemos hacer, o en lo que otros piensan de nosotros.
• Te pedimos que llenes el vacío en nuestras vidas que tenemos debido a los cambios.
• Declaramos que creceremos como un cedro en el Líbano y floreceremos como palmeras.
• Declaramos que seremos plantados en el Templo del SEÑOR, y floreceremos en el atrio de nuestro Dios.
• Proclamamos: el Señores recto: Él es mi Roca, y en Él no hay injusticia.

• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *