Skip to content

Son El Problema de Dios

 

(Juan 21:21-23) “Cuando Pedro lo vio, dijo a Jesús: Señor, ¿y éste qué? Jesús le dijo: Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿qué a ti? Tú sígueme.”

“Salió entonces este dicho entre los hermanos, que aquel discípulo no moriría. Pero Jesús no le dijo: No morirá; sino: Si quiero que él quede hasta que yo venga ¿qué a ti?”

(Romanos 8:17) “Y si hijos, también herederos; herederos de Dios, y coherederos con Cristo; si es que padecemos juntamente con Él, para que juntamente con Él seamos también glorificados.

 

Aquí Pedro le pregunta a Jesús acerca de Juan, y básicamente, Jesús le responde que se ocupe de sus propios asuntos y que solo se concentre en seguirle a El. A veces queremos saber todo lo que Dios está haciendo y por qué lo está haciendo en lugar de simplemente seguirle y confiar en Él. Nos fijamos tanto en cómo Dios actúa con otros que perdemos el enfoque en lo que Él nos está enseñando. Son el problema de Dios para tratar, no el tuyo.

Dios no nos debe ninguna explicación de lo que hace o deja de hacer. ¿Por qué algunos sufren las consecuencias de sus malas decisiones o pecados, mientras que otros son perdonados sin repercusiones duraderas? Supongo que nunca entenderemos verdaderamente todas las decisiones de Dios. Pero una cosa de la que podemos estar seguros es que todo lo que Dios hace es justo y acabaremos dando Le la razón cuando todas las cosas nos sean reveladas.

Debemos preocuparnos más de que si estamos caminando correctamente de acuerdo con la palabra de Dios y no estar distraídos por lo que hacen los demás. Hay aquellos en la iglesia que llamamos “El hermano Pala”. Estas son personas que cuando se predica la Palabra, sacan su pala, recogen esa Palabra y la arrogan hacia alguien que creen que en la iglesia la necesita. No se dan cuenta de que si esa Palabra de corrección les ha llegado, es primero para ellos.

Deja de intentar cambiar a las personas que te rodean y esfuérzate primero en cambiarte a ti mismo. Solo entonces, no estarás siempre ofendido y no te quejarás constantemente de los demás. Dios obrará en ellos en Su tiempo, no hace falta que tu tomes el lugar de Dios en sus vidas.

Tu prosperidad, destino y madurez espiritual no están ni atado a ellos, ni depende de ellos, por lo tanto, deja ya de actuar como si lo estuvieran. Tú eres uno con Cristo y eres coheredero con Él. Empieza a vivir con todo tu potencial enfocándote primero en tu caminar con Cristo.

(“Puede ser que Dios les permita caer antes de levantarlos, pero hará lo correcto y lo mejor por ellos. Así que solo sígelo y aprende a cortar el césped de tu propio jardín”. – Bob Gass)

 


Oraciones

• Jesús, Tú eres el tronco de Isaí, la raíz de David, la rama.
• Gracias Dios, por dejarnos ser tus hijos y coherederos con Jesucristo.
• Enséñanos a vivir en esa autoridad en vez de vivir como niños sin identidad.
• Perdónanos por mirar siempre lo que hacen los demás y juzgarlos.
• Perdónanos por pensar que somos mejores que los demás, más santos que los demás, más espirituales que los demás, e ignorar las cosas que intentas decirnos.
• Queremos ser lo suficientemente humildes para preocuparnos por nuestros propios fallos, y para continuar trabajando en nuestra propia salvación.
• Danos el valor de examinarnos con Tu Palabra y hacer los cambios necesarios para crecer en Tus caminos.
• Aceptamos que padecemos juntamente del sufrimiento de Cristo para participar también de Su gloria.

• Te lo pedimos en el Nombre Poderoso de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *