Skip to content

Tus Motivos Importan

https://youtu.be/rSZMenHNZew

 

(Hebreos 4:12) “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.”

(Mateo 6:1) “Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.”

(Salmos 51:10) “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí.”

 

Parecemos ignorar que nuestra fe no solo se basa en nuestras acciones sino también en nuestras intenciones. Son los deseos de nuestro corazón los que pueden determinar si nuestras acciones son buenas o malas. Jesús nos enseñó claramente que si miras a una mujer con lujuria, ya has cometido adulterio según los mandamientos de Dios, y si odias a alguien, ya has cometido asesinato. Sí, es así de grave.

Cristo nos advierte que no debemos orar en público para impresionar, ni dar en público para que todos se den cuenta de lo buenos y generosos que somos. Si tus intenciones son que todos te alaben, entonces ya tienes tu recompensa aquí en la tierra y Dios no añadirá a eso.

Incluso si no estás directamente involucrado en ninguna acción malvada, aún puedes ser parte de lo que está sucediendo. Al no ponernos en pie y al menos hablar en contra de la injusticia y el mal, demostramos que todo nos da igual o que no tenemos compasión. David no asesinó personalmente al esposo de Betsabé, pero lo orquestró para ocultar al hijo ilegítimo, fruto de su adulterio. Este es el mismo Rey David que escribió los Salmos que cantamos todos los domingos.

En el momento en que la lujuria se apoderó de su corazón, comenzo un círculo vicioso que lo hizo caer más y más profundamente en el pozo del pecado, la manipulación, la mentira y ocultar abiertamente su culpa. Por eso, cuando sus pecados son pillados, le pide a Dios que cree en él un corazón nuevo, limpio y puro, ya que David sabía que esa era la raíz del problema.

Puede que estés haciendo todo bien según el hombre, pero asegúrate de pedirle al Espíritu Santo que te revele las intenciones de tu corazón. Te sorprenderá la cantidad de engaño y oscuridad que aún puedes llevar dentro. Pero no te preocupes, Cristo puede hacer todas las cosas nuevas y permitirte empezar de nuevo.

 

Una cosa que me encanta de la Biblia es que te hace estar desnudo e indefenso frente a un Dios que lo sabe todo sobre ti. Es el mejor lugar para estar si realmente quieres cambiar.

 


Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres el que guarda los caminos de la justicia; El Señor que hará brotar la justicia y la alabanza ante todas las naciones; Nuestro Legislador; ¡Cuán inescrutables son tus juicios, oh Señor! Eres fiel; ¿Quién como Tú, oh Señor; Santo y sin mancha.
• Gracias, Padre, porque nada se te puede ocultar y sabes exactamente cuáles son las intenciones de nuestro corazón.
• Gracias por Tu Palabra, que es como una espada de doble filo separando nuestra alma e espíritu.
• Perdónanos por creer que podemos ocultarte nuestros motivos reales.
• Perdónanos por vivir una espiritualidad falsa y solo querer impresionar a los hombres.
• Danos hoy el deseo de sentarnos contigo y que nos reveles la oscuridad que aún llevamos dentro de nosotros.
• Tal como pidió David: Crea en mí un corazón limpio oh Dios, y renueva un espíritu recto dentro de mí.
• Ayúdanos a comenzar de nuevo hoy y a hacer todas las cosas con el corazón y los motivos correctos.
•
• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *