Skip to content

¿A Qué Esperas?

 

(Mateo 6:34) “Así que, no os afanéis por el mañana, que el mañana traerá su afán. Bástele al día su propio mal.”

(Santiago 2:17-18) “Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras; muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.”

 

 

Podemos desperdiciar toda nuestra vida haciendo planes y preocupándonos por el mañana y perdernos las tareas sencillas que Dios nos ha preparado para hoy. Queremos antes asegurarnos de que todo sea favorable para iniciar cualquier proyecto. Queremos primero tener una estabilidad económica, entenderlo todo, tener todo y a todos controlados y sentir la aprobación de los demás, y luego daremos un paso hacia esos grandes proyectos que cambiarán nuestra vida y la de los demás.

Si no actúas para cumplir tus sueños, es porque realmente no crees en ellos. Aquellos que solo sueñan y se demoran en actuar, por lo general acaban trabajando para aquellos que han dado un paso de fe.

No tienes porque primero ser pastor para llevar a alguien a Cristo, ni para orar por sanidad, ni para predicar en las calles, ni para iniciar un grupo de oración en tu casa, o simplemente para invitar almas a una culto.

No necesitas tener millones para alimentar a los pobres, o para donar a la caridad, o para apoyar un ministerio con tus ofrendas. No necesitas tener un título para publicar palabras de verdad en las redes sociales, o escribir ese libro que llevas dentro de tu corazón. Y definitivamente no tienes que primero ser un santo o perfecto para seguir a Cristo.

He aquí un poema cortito para que evalúes lo que has logrado hasta ahora en la vida:

“Dices que harás mucho en los próximos años, pero ¿Qué has hecho hoy?
Planeas dar riqueza en una suma principesca, pero ¿Cuánto has dado hoy?
Sanarás los corazones rotos y secarás toda lágrima, les traerás esperanza y les quitarás el miedo;
Llevarás Su Palabra a los que están lejos y cerca; pero ¿Que has hecho hoy?
Dices que serás amable después de un tiempo, pero ¿Qué has hecho hoy?
Los solitarios y lastimados esperan tu sonrisa, prometiste iluminar su camino;
Tu objetivo es dar a la verdad un nacimiento más grandioso y a la fe firme un valor más profundo,
Para llevar su amor hasta los confines de la tierra, pero ¿Qué has hecho hoy?
Planeas cosechar mucho en el futuro, pero ¿Qué has sembrado hoy?
Planeas construir mansiones en el cielo, pero ¿Qué has construido hoy?
Es bueno soñar y disfrutar de las visiones, pero aquí y ahora, ¿has hecho tu tarea? – (Bob Gas)

 

 

Al esperar el Momento perfecto, o el Plan perfecto, o la Persona perfecta, solo lograrás el Lamento perfecto.

 

Oraciones

• Padre celestial, gracias por las maravillas de Tu ley. Señor, Tú me has hecho esperar en Tu Palabra. Tu Palabra me da vida.
• Gracias, Padre, porque has provisto todas las cosas para que podamos llevar a cabo Tus buenas obras.
• Gracias porque podemos dar un paso adelante sabiendo que nos amas.
• Perdónanos por estancarnos, por perder el tiempo y por no tomar un paso hacia adelante por temor.
• Declaramos que dejaremos de soñar despiertos y comenzaremos a hacer cambios para hacer realidad esos sueños.
• Perdónanos por solo hablar y declarar lo que haremos, en lugar de hacerlo.
• Anulamos cualquier espíritu del miedo al fracaso o al qué dirán los demás.
• Declaramos que hoy comenzaremos a dar pequeños pasos hacia el sueño que Tú has puesto en nuestros corazones.

• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *