Skip to content

Acaba La Tarea

 

(Juan 4:34)“Jesús les dijo: ‘Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.’” 

(Hebreos 12:1-2)  “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso, y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual, por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando la vergüenza, y se sentó a la diestra del trono de Dios.”

(Lucas 9:62)  “Y Jesús le dijo: ‘Ninguno que poniendo su mano en el arado y mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.’” 

(Juan 6:66)  “Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con Él.”

 

 

Puede ser que quieras renunciar, sentir que no puedes soportar más la presión, ver que nada está funcionando o pensar que seguir Le a Dios no vale la pena. Estos son pensamientos frecuentes para aquellos no tienen a Cristo como una persona real en sus vidas. Sin embargo, aunque estos pensamientos pasen por nuestra mente, nunca soltaremos la mano de Jesús del todo una vez que hayamos experimentado su amor.

Si siempre estás pensando en el pasado y deseando la libertad para pecar y hacer lo que te plazca como hacías antes de rendirte a Cristo, entonces estás en peligro de fracasar. A los ojos de los de más puedes ser un santo y de buen caminar, pero Dios ve tu corazón y tus deseos más profundos. Igual que Jesús, hacer la voluntad del Padre debe ser lo que de verdad nos llena.

No queremos ser como aquellos falsos discípulos, quienes tenían un límite a cuanto podían sufrir por Cristo. Lo siguieron mientras las cosas tenían un sentido para ellos, mientras estuvieran alimentados y mientras sus vidas no estaban en demasiado peligro.

Ponte firme y comienza a luchar orando, y Jesús vendrá en tu ayuda. Él te fortalecerá y te llevará al triunfo. No importa cuáles sean los obstáculos, tenemos que acabar la tarea y cumplir con nuestro  llamado. Somos soldados del ejército de Dios y hemos sido equipados para conquistar el reino de las tinieblas y liberar a los cautivos.

Aquellos que están cautivos ni si quiera lo saben,  ya que son cadenas espirituales. No es un camino fácil y no es uno donde muchos te acompañarán y los tuyos incluso te darán la espalda, pero Cristo está al tanto y te ayudara.

 

 

Su Palabra para ti hoy es “sé de los que acaba”. No hay nada ni nadie que hayas dejado atrás por quien valga la pena destruir tu futuro. Si te das por vencido, entonces no hay nada más que Dios pueda hacer por ti.

 

 

Oraciones

  • Padre celestial, el que adiestra mis manos para la guerra y mi dedo para la batalla. Tomándonos de los brazos, nos enseñaste a caminar. El que libra a Su siervo de la espada de muerte.
  • Gracias Jesús porque eres el autor y consumador de nuestra fe.
  • Gracias Señor porque no estamos solos y abandonados sino rodeados por una nube de testigos confiando en que triunfemos.
  • Gracias porque somos fortalecidos por Jesús para cumplir nuestro llamado.
  • Pedimos que tengamos el mismo deseo de Jesús de hacer la voluntad del Padre.
  • Haznos tan hambrientos del alimento espiritual como lo estamos del alimento natural.
  • Declaramos que se nos conocerá como aquellos que cumplen su tarea y que nada ni nadie podrá detenernos.
  • Ayúdanos a dejar atrás aquellas cosas del pasado que podrían descalificarnos en la carrera espiritual.
  •  
  • Te lo pedimos en el Nombre Poderoso de Jesús – Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *