Skip to content

Apartados Para El

 

(2 Corintios 6:17) “‘Por lo cual salid de en medio de ellos, y apartaos,’ dice el Señor, ‘y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré.’”

(Salmos 4:3) “Sabed, pues, que El Señor hizo apartar al piadoso para sí; El Señor oirá cuando yo a Él clamare.”

(Lucas 17:33) “Cualquiera que procure salvar su vida, la perderá; y cualquiera que la pierda, la salvará.”

 

 

La palabra ‘santificado‘ sencillamente quiere decir ‘ser apartado para Dios’. Ser separado de la multitud para un propósito específico. Hacer lo correcto a los ojos de Dios, aunque todo el mundo esté en tu contra. Esta santificación puede implicar apartarnos durante una temporada de nuestra familia, nuestros amigos y nuestra comunidad. Al mismo tiempo, Él nos rodeará con personas y actividades que también se enfocan primero en Su voluntad. Esto también se llama consagración, y es un requisito de parte de Jesús si queremos pasar la eternidad a su lado.

En la sociedad moderna, ser distinto es considerado una virtud y aplaudido, sin embargo, esto no sucede con aquellos que eligen los caminos de Dios. Aplauden todas las cosas equivocadas y te animan a seguir comportándote en contra de lo que Dios considera santo. Cuando te consagres, no te sentirás menos importante porque no te vistes a la última moda o no tienes el último móvil. Es tener el gozo de ir a la casa del Señor a menudo, y en especial los domingos para tener comunión con otros creyentes en lugar de ir a la playa, al partido de fútbol o una barbacoa.

Dios te dará un propósito claro de por qué estás apartado para El. Te dará el valor, la fuerza, la fe y la determinación para seguir tu misión sin importar los obstáculos. La santificación y la consagración no son solo hacer las cosas según la Biblia, sino que en realidad es NO participar en todas las cosas que hace el mundo y ser consciente de los peligros detrás de esas actividades.

Claro, nuestros padres pueden consagrarnos como niños en la iglesia, pero eso no nos garantiza una vida conforme a las leyes de Dios o incluso la salvación. Tienes que tomar una decisión personal de vivir para Dios y sólo para Él. Nada por lo que estás luchando, excepto por la eternidad al lado de Dios, vale la pena por que vivir esta vida. Tu trabajo, salud, dinero, casa, amigos, fama y todo lo que valoras puede desaparecer mañana.

ntonces, ¿qué vas a hacer? No digo que te conviertas en un monje, pero asegúrate de poner a Dios y Su voluntad primero en tu vida y no te enfoques solo en lo que otros piensan que es correcto para ti según ellos.
Puedes esperar toda tu vida el momento adecuado para ir al campo misionero, servir en la iglesia, hablar con tus amigos y familiares acerca de Jesús, predicar en las calles e invitar a la gente a conocer a Cristo, y ese momento quizás nunca llegue.


“(Si Dios te ha dicho en el corazón que vayas, prepárate, y cuando Él te abra esa puerta, cruza tras ella, si lo haces, nunca te arrepentirás. – Bob Gass.)

 

 

Apártate hoy para Jesús, no tardes más, porque nadie lo va a hacer por ti.

 


Oraciones

• Padre Celestial, ¡Oh! Señor, cuán grandes son tus obras. Tu obra es perfecta y todos tus caminos son justicia. Tu justicia es como las grandes montañas.
• Gracias Padre por elegirnos para ser apartados para Tu propósito.
• Gracias por fortalecernos para caminar en Tus caminos, incluso si contradicen lo que el mundo nos enseña.
• Perdónanos por rechazar tu llamado a ser apartados por temor a lo que el hombre pueda pensar de nosotros.
• Perdónanos por tratar de salvar nuestras vidas de tu llamado a la obediencia.
• Declaramos que perderemos nuestras vidas en Tus manos y ganaremos todo lo que Tú tienes preparado para nosotros.
• Decidimos no tocar nada inmundo y separarnos para recibirte en nuestras vidas.
• Santifícanos hoy una vez más, Señor, y sigue enseñándonos Tus caminos.
•
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *