Skip to content

Aprende A Esperar Con Gozo

 

(Gálatas 6:9) “No nos cansemos, pues, de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos si no desmayamos.”

(Eclesiastés 3:11-13) “Él ha hecho todo apropiado a su tiempo. También ha puesto la eternidad en sus corazones; sin embargo, el hombre no descubre la obra que Dios ha hecho desde el principio hasta el fin. Sé que no hay nada mejor para ellos que regocijarse y hacer el bien en su vida; además, que todo hombre que coma y beba y vea lo bueno en todo su trabajo, eso es don de Dios.”

 

En estos momentos estas, o bien esperando recibir algo o recibiendo lo que esperabas. Aunque ayer lo recibistes, hoy ya estás deseando y esperando más. Esto es parte de la vida y la forma en que hemos sido creados. O estamos sembrando y esperando los frutos, o estamos cosechando y disfrutando todo nuestro arduo trabajo. El problema surge cuando acabamos tan frustrados esperando que nos olvidamos de disfrutar de lo que ya hemos recibido.

Dios sabe lo que es mejor para ti y cuándo es el momento adecuado para dártelo. Esto es parte de nuestro andar cristiano y como Él lo ha diseñado para que nuestra fe crezca. Cuando esperamos en SU tiempo divino y confiamos en SUS caminos, es cuando demostramos nuestro total amor y entrega hacia Él.

Por lo contrario, al estar ansiosos y constantemente insatisfechos con lo que Dios está haciendo en nuestras vidas, solo mostramos ingratitud y falta de fe en que Él de veras nos ama y que Él tiene todo bajo control. Dios tiene un tiempo apropiado, o un tiempo señalado, es decir, un tiempo específico cuando El SABE que estás listo, y no cuando tu PIENSAS que estás listo. No importa cuánto resoples ni patalees, Él no te dará las bendiciones que no puedes manejar, por lo tanto, aprende a disfrutar de las bendiciones actuales y estate expectante de lo que Él está a punto de hacer a través de ti.

En su gran libro, “¿Cuándo, Dios, cuándo?”, Joyce Meyer dice: “Dios me ha enseñado a seguir viviendo la vida que ahora tengo, mientras espero que surjan las cosas que están en mi corazĂłn. Podemos llegar a estar tan concentrados en tratar de dar a luz lo siguiente, que ni disfrutamos ni nos ocupamos de las cosas que tenemos a mano. Tuve una visiĂłn de Dios diez años antes de empezar a verla cumplida. Durante esos años, creo que perdĂ­ mucho gozo tratando de dar a luz fuera del tiempo de Dios. Aprende a disfrutar donde estás, mientras esperas llegar a donde quieres estar”.

Ten en cuenta que hasta que no aprendas a usar y disfrutar bien lo que Dios te ha dado, no recibirás la próxima gran cosa que Él tiene preparada para Ti. Esperar para recibir también es un lugar maravilloso para estar, ya que el que te da es el creador del Universo.

 

No entender lo que Dios está haciendo o por qué lo está haciendo en un marco de tiempo en particular, no es culpa tuya, es por diseño y es parte de Su propósito en tu vida.

 

Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres el Espíritu Santo. Espíritu de verdad. Espíritu de gracia. Espíritu de gloria. Espíritu de vida. Espíritu de nuestro padre. Espíritu de Cristo. Espíritu de comprensión.
• Gracias, Padre, porque eres el dador y proveedor de todas las cosas.
• Gracias, que si hemos pedido conforme a Tu voluntad, podemos estar seguros de recibirlo.
• Perdónanos por ser impacientes y perdernos el proceso de esperar en Ti.
• Perdónanos por no disfrutar lo que ya nos diste al desear que tuviéramos siempre más.
• Danos la fe para confiar que a su debido tiempo, Tú harás todas las cosas perfectas para nosotros.
• Enséñanos a disfrutar cada momento y a apreciar los regalos diarios que nos das.
• Declaramos que tendremos placer en hacer el bien en la vida y disfrutaremos los beneficios de todas las cosas que estamos haciendo.
• Nos rendimos a Tu tiempo perfecto para todas las cosas en nuestras vidas.
•
• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *