Skip to content

¿Cómo Estás?

 

(Efesios 3:20) “Y a Aquél que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos, o entendemos, según el poder que opera en nosotros”

(Efesios 4:26-27) “AIRAOS, PERO NO PEQUÉIS; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis oportunidad al diablo.”

(Romanos 15:13) “Y el Dios de la esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.”

 

¿Cómo sueles responder a la pregunta diaria de “¿Cómo estás?” Como la mayoría, probablemente respondes: “Bien, gracias” o “Bien, dadas las circunstancias”. Como cristiano, hay una mejor respuesta, ya que se supone que no debemos ser afectados por nuestro entorno, ni debemos depender solo de lo que sucede a nuestro alrededor, ni somos esclavos de ninguna de las mentiras de Satanás. Como cristianos, sin importar a lo que nos enfrentemos, nuestra respuesta siempre debe ser algo como “estoy bendecido”, o “me va bien”, “gracias a Dios”, o “estoy bien y avanzando con el plan de Dios”.

No debemos solo confesar lo que sentimos, oímos o vemos, pero necesitamos confesar lo que Dios ha dicho. Es hora de que los cristianos dejen de solo sobrevivir de un día para otro o de mes en mes y empezar a tomar el control y conquistar todas las áreas de la vida.

Es hora de dejar de ser zarandeado por Satanás y sus demonios. El diablo no tiene ningún poder comparado con quien vive dentro de ti, Jesús. No podemos ser como el resto del mundo que solo se enfoca y confiesa nuestros problemas, pero necesitamos ser quienes traen esperanza a una sociedad sin esperanza.

Tu fe, tu persistencia, tu obediencia y tu sumisión a Dios y Su Palabra son lo suficientemente poderosas como para cambiar tu vida. Deja de ser derrotado por cosas como la ira, los insultos, la impaciencia, la inseguridad o simplemente ser terco en tus caminos.

No le des más lugar al diablo para que obre en tu vida deprimiéndote, quitándote la fe y haciéndote confesar cosas negativas. En lugar de eso, comienza a decir que Dios se está ocupando de todas tus necesidades y que Él puede hacer mucho más abundantemente de lo que puedes pensar o imaginar. Que Él nunca te dejará ni te desamparará, y que Él te ama y sabe todo lo que necesitas antes de que se lo pidas.

 

Cuando el diablo te escuche confesar que eres rico mientras tu saldo bancario es pésimo, que estas sanado mientras estás sentado en una silla de ruedas, que estás bendecido mientras tu coche no arranca, no tendrá otra opción que dejarte en paz por una temporada y concentrarse en otra persona.

 


Oraciones

• Padre, Tú eres Dios que siempre nos lleva al triunfo en Cristo, el gran Rey sobre todos los dioses, Señor, Tú eres mas grande que todos los dioses.
• Gracias, Padre, porque eres nuestra fuente de esperanza, fuente de verdad y fuente de fortaleza.
• Gracias Padre porque podemos mantenernos firmes en Tus promesas.
• Perdónanos por enfocarnos solo en nuestra situación en lugar de ver todo lo que puedes hacer por nosotros.
• Perdónanos por confesar nuestra carencia en lugar de confesar tu abundancia y bendiciones en nuestras vidas.
• Ayúdanos a convertirnos en una fuente de esperanza para todos los que nos conocen y ayudarlos a salir de su depresión.
• Declaramos que seremos llenos de gozo y paz mientras sigamos creyendo en Tu palabra.
• Declaramos que por el poder del Espíritu Santo rebosaremos de esperanza y contagiaremos a otros con nuestra visión de la vida.

• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *