Skip to content

Concéntrate al Orar

 

(Mateo 12:43-45) “Cuando el espíritu inmundo ha salido del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. Entonces dice: ‘Me volveré á mi casa de donde salí:’ y cuando viene, la halla desocupada, barrida y adornada.”

“Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y son peores las cosas últimas del tal hombre que las primeras: así también acontecerá á esta generación mala.”

(Lucas 5:15-16) “Empero tanto más se extendía su fama: y se juntaban muchas gentes á oír y ser sanadas de sus enfermedades. Mas él se apartaba á los desiertos, y oraba.”



No importa cuán grande sea la multitud o cuán fuerte esté la música, la voz dentro de tu cabeza siempre será más fuerte. Puede acabar dominando tu razonamiento, y hacer que pierdas el enfoque en lo que se supone que debes estar haciendo. Si es el Espíritu Santo, entonces es bueno; sin embargo, la mayoría de nosotros nos enfrentamos a esto cuando decidimos estar en la presencia de Dios y tratamos de oír Su voz.

El enemigo se asegura de recordarte constantemente las tareas que están sin acabar, los problemas que tienes que afrontar mañana y el dolor que estás sufriendo en la actualidad. No se te ocurra practicar la meditación o vaciar tu mente, ya que es una práctica peligrosa, y no tienes control sobre qué espíritu entrara en tu mente.

Leemos en Mateo 12, que no todos los espíritus son de Dios, ni buscan nuestro bienestar. La paz de la que habla la gente a través de la meditación espiritual, el concentrarse en la respiración… etc. Es una puerta abierta a la posesión demoníaca. Solo cuando nos rendimos a Jesucristo y llenamos nuestras mentes con la Palabra de Dios, podemos saber con seguridad que es Él quien nos habla.

 

Bob Gass nos da algunos consejos que nos ayudaran a concentrarnos mejor.

¡Ora en voz alta! Eso en realidad hace que sea difícil para que tu mente se distraiga. Puede que te sientas incómodo al principio, pero pronto te acostumbrarás.

¡Anota las distracciones! Convierte al diablo en tu secretario. Ten papel y boli a mano, y cuando comience el desfile en tu mente, simplemente escribe cada cosa y olvídalo hasta más tarde. Si todavía no puedes dejar de pensar en ello, preséntaselo a Dios en oración.

¡Mantén un diario! A veces no sabemos lo que queremos o cómo nos sentimos hasta que lo ponemos por escrito. Como un espejo, se reflejan nuestras necesidades y anhelos más profundos y nuestro propio subconsciente sobre un papel. A partir de ese momento podemos darle a Dios toda nuestra atención.

 

No importa cuán popular se volvió Jesús, nunca descuidó Su tiempo de oración a solas con Dios. Tal vez sea hora de tomarse en serio este tema.

 


Oraciones

• Padre, Tú eres La porción de Jacob, El que amó a Jacob, El que aceptó a Job.
• Gracias, Jesús, por darnos un ejemplo de cómo pasar tiempo en oración.
• Gracias, Señor, porque eliges hablarnos a nosotros solos y que podemos abrirte nuestros corazones.
• Perdónanos por volvernos demasiado importantes o demasiado ocupados para reservar tiempo para Ti.
• Te pedimos que nos des el deseo de organizar un tiempo diario para estar en silencio en Tu presencia.
• Queremos escuchar Tu voz Señor, ser guiados y advertidos por ella, y aprender lo que tienes para enseñarnos.
• Cancelamos ahora mismo cualquier espíritu maligno que hayamos aceptado en nuestra vida mediante la práctica de la meditación espiritual.
• Que hoy sea el comienzo de una relación duradera de oración con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *