Skip to content

Cuidado Con La Comida

 

(Éxodo 23:25) “Mas al Señor vuestro Dios serviréis, y Él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti.”

(1 Corintios 3:16) “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?”

(1 Corintios 6:12) “Todas las cosas me son lícitas, pero no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, pero yo no me dejaré dominar por ninguna.”

 

 

Podemos ser súper espirituales, pero aún seguimos viviendo en este cuerpo. Por eso, es nuestra responsabilidad cuidarlo y alimentarlo correctamente. No hay excusa que valga por la obesidad mórbida o la falta de forma física para no estar activos. Dios tiene el poder de quitarte cualquiera de tus enfermedades tanto físicas como emocionales que te impiden tener buena salud. Si Le pides que te ayude, Él te dará la estrategia, la fuerza de voluntad y la victoria para recuperar tu salud.

Somos rápidos en juzgar a los que son adictos a las drogas y al alcohol, pero ignoramos a los que son adictos al azúcar, la sal, la comida grasienta, a comer en exceso o a un estilo de vida perezoso. Necesitamos ser conscientes de que representamos a Cristo y que somos el templo de Dios. Representamos la disciplina, el dominio propio, la modestia, poder resistir la tentación de la glotonería y no ser esclavos de ninguna sustancia, alimento o actividad.

Mírate al espejo. ¿Llevas el nombre de Cristo con esta dignidad? Claro que todos podemos orar, amar y dar, pero desafortunadamente, nuestro estado físico grita en voz alta la realidad sobre nuestros hábitos y estilo de vida.

Perdí 36 kg hace algunos años mientras vendía productos de control de peso y nutrición y entrenaba a otros para que hicieran lo mismo. Un día, cuando llevaba un tiempo sin bajar de peso, mi patrocinador me dijo que ya no llevara puesto la publicidad que representaba a la empresa. Esto me hizo darme cuenta de lo importante que es nuestra imagen, ya que podemos hablar por hablar, pero ¿podemos dar ejemplo de lo que enseñamos? Imagínate cuánto más serio es el hecho de que representamos la imagen de Cristo y su poder.

Me estoy predicando a mí mismo primero, ya que he sufrido con sobrepeso toda mi vida. Sin embargo, por causa de Su nombre, estoy decidido a hacer pequeños cambios para vivir una vida más larga y seguir siendo usado por Dios para alcanzar a muchas almas perdidas. No digo que dejemos de disfrutar de la comida y vivamos solo de semillas, agua y hojas… pero no nos hagamos esclavos de nada y aprendamos a disfrutar de una vida sana y larga para Su gloria.

“Sherman Owens dijo cuando perdió a su hijo de 29 años ‘Dios no fue quien me quitó mi hijo, sino el jamón y los huevos fritos’. En su libro, “Ladder to the Top” (que quiere decir escalera a la cima), escribe: “Tu cintura es una colección de decisiones, y esas decisiones pueden alargar o acortar tu vida”.

 


Tú y yo no le servimos a Dios de nada si morimos prematuramente o si siempre estamos enfermos y demasiado débiles para obrar en el ministerio, y al mismo tiempo gastar SU dinero en medicamentos.

 

Oraciones

• Jesús, Tú eres El Primogénito, El Primer Fruto, La Puerta, el que por Ti entre será salvo.
• Gracias Señor que nos has limpiado y nos has hecho dignos para morar en nosotros.
• Gracias porque bendices nuestra comida y agua y quitas todas nuestras enfermedades.
• Perdónanos por no comprender cuán importante es nuestro cuerpo y nuestra salud para Ti y Tu obra.
• Danos la sabiduría para cambiar las cosas necesarias para vivir una vida larga y saludable.
• Cancelamos ahora mismo toda adición y hábito que no sea conforme a Tu voluntad para con nosotros.
• Declaramos que cambiaremos y estaremos sanos, llevaremos Tu nombre con dignidad y seguiremos siendo usados para Tu gloria por el tiempo que hayas decretado.
• Cancelamos la muerte prematura y la enfermedad en nuestras vidas ahora mismo.
•
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *