Skip to content

Decidido A Terminar Alto

https://youtu.be/kiO5W02OQic

 

(2 Tesalonicenses 1:3-4) “Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo sobremanera, y el amor de cada uno de vosotros, abunda más y más de unos para con otros; tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, de vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que sufrís.”

(Romanos 8:13-14) “Porque si vivís conforme a la carne, moriréis, mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios.”

(Hebreos 10:24-25) “y considerémonos unos a otros para provocarnos al amor y a las buenas obras; no dejando nuestra congregación, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.”

 

 

Nuestro caminar con Cristo no es una carrera de 100 m, sino una maratón de perseverancia. No importa lo fuerte que empezaste, sino cómo terminaste y si fuiste capaz de terminar aferrado al Señor. El hecho de que un día elijas convertirte en un discípulo de Cristo no garantiza que terminarás en el cielo. Claro, si mueres inmediatamente después, no hay posibilidad de que te apartes de la fe, pero requerirá compromiso, sacrificio, persistencia y poner tus prioridades en orden si deseas entrar al cielo.

Dios sólo dejará entrar a aquellos que Él reconoce y que de verdad han seguido anclados a las promesas de salvación a través de la sangre de Jesús. Él reconocerá a aquellos que han hecho Su voluntad, trabajado en Su reino, mostrado frutos de arrepentimiento, formado parte de Su ejército y, por supuesto, si han sido constantemente guiados por el Espíritu Santo.

Con frecuencia nos hacemos vagos en nuestro caminar con Cristo, para luego ser fácilmente desanimados por la persecución del mundo, y creemos que ya tenemos suficiente conocimiento acerca de Él y dejamos de buscar diariamente la lectura de Su Palabra. Se nos advierte que no dejemos de animar a otros hermanos y de reunirnos con ellos, por si acaso nos creemos que ya hemos cumplido con nuestra parte y ahora le toca a otro.

En Marcos 25 tenemos la parábola de las 10 Vírgenes. Entendemos por esto que tenemos que estar vigilantes y llenos del Espíritu Santo para cuando Jesús regrese. Solo 5 de ellas estaban atentas y preparadas para encontrarse con Cristo a su regreso. Y estas mismas 5 fueron las que Jesús reconoció como Suyas y les permitió entrar al Reino de los Cielos. Esto nos da una probabilidad del 50% de que te apartes después de aceptar a Cristo en tu corazón.

En Mateo 13 tenemos la parábola del sembrador que sembró en 4 tipos de terreno, pero solo 1 de esos terrenos fue fructífero. La semilla era la misma, pero los corazones y la disciplina de los que la recibieron eran distintas. Solo el 25% llegó a dar buen fruto y pudo disfrutar de la gloria de la salvación en el cielo. Los demás se desgastaron por las luchas de la vida, las tentaciones del mundo o simplemente por no tener un corazón sumiso para dejar que la Palabra de Dios se asentara firmemente en sus vidas.

 

Dicen que el diablo está en los pequeños detalles. Puedes quedar descalificado de la carrera por ignorar las pequeñas cosas en tu vida. Por lo tanto, asegúrate de preguntarle a Dios cuáles son y pídele ayuda para cambiarlas o quitarlas por completo de tu vida.

 


Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres Glorioso en santidad, Jesús, Tú eres el Santo Niño, Señor Jehová.
• Gracias por asegurarnos la victoria si seguimos corriendo la carrera de la fe.
• Perdónanos por volvernos perezosos en nuestra búsqueda del conocimiento de Cristo y por ignorar la comunión con otros creyentes.
• Ayúdanos a ser constantes y persistentes en nuestro compromiso contigo.
• Queremos seguir animándonos unos a otros para hacer buenas obras.
• Declaramos que somos hijos de Dios porque nos hemos rendido a la voluntad del Espíritu Santo y somos guiados por él.
• Declaramos que somos tierra fértil y que somos sabios en Tu Palabra y llenos del Espíritu.
•
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

 

1 Comment

  1. Maribel
    20 May 2024 @ 10:53

    Que el Señor os bendiga grandemente y te siga dando entendimiento y sabiduría para que la palabra del señor se siga estendiendo gracias Jesús pprque tu eres la palabra viva y el pan diario del cual comemos y estamos saciados tu eres el agua que emos de beber y no tendremos más sed bendiciones

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *