Skip to content

Dios Conoce Tus Talentos

 

(Mateo 25:14-18) “Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su facultad; y luego partió lejos.”

“Y el que había recibido cinco talentos, fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos. Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos. Mas el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

(vs 30) “Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.”

(1 Corintios 3:13) “la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará; porque por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará.”

 


Dios te creo y sabe exactamente de qué estás hecho. Incluso la medida de fe que tienes en Dios ha sido depositada por Él. Tu única responsabilidad es invertir la en Él o en el mundo. Tienes total libertad para negar a Cristo o aceptarlo. Puedes usar tu fe para mover montañas o no usarla en absoluto y seguir dando vueltas alrededor de la misma montaña. De esta manera solo alargaras tu viaje hacia tu propósito divino o incluso nunca llegaras a cumplirlo.

Puedes usar tu fe para pedir y recibir o seguir creyendo que no mereces nada de parte de Dios. Puedes invertir tu fe en la lotería, tu trabajo, tus seguidores en las redes sociales, ayudas del gobierno o tu familia para que te apoyen en tu momento de necesidad. Cristo no solo nos dio esta fe para ponerla en Él como el Creador del Universo, sino que también nos dio las instrucciones sobre cómo aumentar esta fe. La Biblia dice que la fe viene por oír la Palabra de Dios.

Del mismo modo, es Dios quien nos da talentos. Aunque en esta parábola los talentos representan una unidad monetaria, podemos usarla para hablar de los talentos o habilidades físicas que Dios nos ha dado. En la parábola, el que recibió un solo talento, a diferencia de los otros dos siervos que duplicaron lo que recibieron, no lo invirtió por temor a perderlo y se lo devolvió al amo cuando regreso. El amo lo llamó inútil y se enojó mucho con él y fue castigado y arrojado a las tinieblas (que representa el infierno).

Dios conoce tu futuro y de lo que eres capaz y de acuerdo a ese conocimiento, te ha dado los talentos necesarios. Él no te dará la oportunidad de hacer grandes cosas si antes no te ha capacitado con el talento para lograrlas. Lo más grande que podrías hacer es cambiar la vida de alguien a través de los dones del Espíritu Santo y la Palabra de Dios que estas recibiendo.

Si puede cantar, puedes orar por alguien, tocar un instrumento, publicar en las redes sociales, traducir, limpiar, cocinar, conducir, enseñar a los niños, cuidar de ancianos, visitar a los enfermos, trabajar con ordenadores, manejar el sistema de sonido, si eres bueno para conseguir apoyo económico…etc…Somete esos talentos a un pastor y deja que se usen para aumentar el reino de Dios.

Una vez muerto, tendrás que rendirle cuentas a Dios. Por lo tanto, no permitas que los talentos y recursos que Él ha depositado en ti se desperdicien por miedo al fracaso, pereza, egoísmo o simplemente despego a la necesidad de otros. Tu mayor fracaso es no intentar hacer nada en absoluto con tus talentos.

 

Todo en lo que Dios te ha permitido triunfar es para Su gloria, Su reino y Su propósito, no para tu satisfacción personal.

 

 

Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres El que quebranta el espíritu de los que gobiernan, El que trae a los príncipes de la nada, Rey por los siglos de los siglos.
• Gracias porque Jesús es el autor y consumador de nuestra fe.
• Gracias por crearnos y darnos talentos y dones espirituales.
• Perdónanos por haber desperdiciado nuestros talentos, recursos y oportunidades para ser usados para Tu reino.
• Perdónanos por temer al fracaso, al qué dirán los demás, o por la apatía hacia las necesidades de otros.
• Sometemos todos nuestros talentos, recursos y tiempo a los pies de Jesús. Úsanos, Señor, para promover Tu reino y hacer Tu voluntad.
•
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *