Skip to content

Dios Fue Hecho Carne

https://youtu.be/MMV_q41UnpA

 

(Mateo 1:23) “HE AQUÍ, LA VIRGEN CONCEBIRÁ Y DARA A LUZ UN HIJO, Y LE PONDRÁN POR NOMBRE EMMANUEL, que traducido significa: DIOS CON NOSOTROS.”

(Isaías 9:6-7) “Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre Sus hombros; y se llamará Su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz.”

“El aumento de Su soberanía y de la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre Su reino, para afianzarlo y sostenerlo con el derecho y la justicia desde entonces y para siempre. El celo del SEÑOR de los ejércitos hará esto.”

(Juan 1:29) “Al día siguiente vio a Jesús que venía hacia él, y dijo: ‘He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.’”

 


Cuando la Biblia dice que una ‘virgen’ daría a luz a un niño, algunos entendidos de la Palabra dicen que ‘virgen’ en realidad significa una joven doncella, soltera, y no necesariamente una mujer que nunca tuvo relaciones físicas con otro hombre. Esto puede tener algo de lógica ya que cada mujer bajo el linaje del rey David esperaba ser el vaso elegido por Dios para dar a luz al Mesías, y por lo tanto nunca se casaría para tener la oportunidad de ser la madre del Salvador prometido por todos los profetas. Sin embargo, esto es solo un intento desesperado para que la gente puede entender el maravilloso milagro de Dios, ya que una virgen de verdad dio a luz a un niño.

¿Por qué escogió Dios una forma tan extraña de salvarnos de las consecuencias de nuestros pecados? ¿Por qué sufrir en sus propias carnes el tormento de la cruz para librarnos de la ira de Dios? ¿Por qué tuvo que nacer de una virgen y no llevar el ADN completo de un ser humano normal? Todo esto se hizo para que se derramara sangre inocente que fuera aceptada por Dios como pago por nuestras almas. Jesús tenía que ser Dios para salvarnos y tenía que ser hombre para literalmente morir por nosotros.

Tú y yo éramos hijos de un padre terrenal, por lo tanto, tenemos el ADN de nuestro padre: nacimos en pecado. ¡Pero no Jesús! El era el hijo terrenal de un Padre celestial. Él rompió con el ciclo del pecado antes de nacer. Dado que Jesús no había heredado por completo el pecado original ni lo había practicado, solo Él podía ser el Cordero de Dios que podría llevar el pecado del mundo sobre sí mismo.

Tu sangre y la mía ni siquiera pueden pagar por nuestros propios pecados, y mucho menos los pecados de cualquier otra persona. Si todavía sigues tratando de pagar por tus pecados, o piensas que tendrás una reencarnación para arreglar las cosas con Dios, entonces deja ya de pensar de esa manera.

 

 

Solo la sangre de Jesús puede lavar tus pecados porque solo esta sangre es la que Dios aceptará como pago, para salvar tu alma de la muerte eterna y la separación con Dios.

 


Oraciones

• Jesús, Tú eres El testigo fiel; El Cordero que había sido inmolado; Cordero de Dios; el único Pastor; Gran Pastor; Buen Pastor.
• Gracias, Padre, por tomar la forma de hombre y vivir entre nosotros.
• Gracias por todas las profecías acerca del Mesías que se cumplieron en Cristo.
• Perdónanos por dar por sentado Tu amor y sacrificio.
• Perdónanos por no entender que nada de lo que hagamos puede lavar nuestros pecados.
• Recibimos el sacrificio de Cristo como un regalo de Ti y decidimos caminar en santidad.
• Declaramos que somos Tus Hijos por medio de Cristo y te llamamos “Abba Padre”.
•
• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *