Skip to content

Dios Mi Proveedor

 

(Salmos 145:16-17) “Abres tu mano, y sacias el deseo de todo ser viviente. Justo es el SEÑOR en todos sus caminos, y bondadoso en todos sus hechos.”

(Marcos 1:40-42) “Y vino a Él un leproso rogándole, y arrodillándose le dijo: ‘Si quieres, puedes limpiarme.’ Movido a compasión, extendiendo Jesús la mano, lo tocó, y le dijo: ‘Quiero; sé limpio.’ Y al instante la lepra lo dejó y quedó limpio.”

(Filipenses 4:19) “Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.”

 

 

Me encanta la canción que dice “Jehová Jireh, mi proveedor. Su gracia es suficiente para mí. Mi Dios suplirá todas mis necesidades de acuerdo a sus riquezas y gloria. Él pondrá a sus ángeles al cargo de mí. Jehová Jireh se preocupa por mí”. No importa a qué dificultad me esté enfrentando, mi necesidad económica o de sanidad, falta de ánimo o simplemente la necesidad de sentir que importo, esta canción me recuerda que Dios realmente se preocupa por mí y puede proveer todas mis necesidades.

Sin embargo, aunque sé sin lugar a dudas que Él puede hacer más abundantemente de lo que puedo pedir o imaginar, la pregunta que surge dentro de mí a veces es…. ¿Está Dios dispuesto a hacerlo? Tenemos fe completa en el poder de Dios para sanarnos y prosperarnos, pero a veces nos falta fe en Su amor por nosotros.

Si todavía nos vemos a nosotros mismos a través de los ojos de Satanás, solo nos sentiremos condenados e indignos del favor o amor de Dios. Cuando aceptamos la Palabra de Dios como verdadera, nos damos cuenta de que Dios nos ama hasta tal punto que hizo un gran sacrificio por nosotros … el sacrificio de Jesús sobre la cruz.

Solo podemos empezar a disfrutar en serio de las bendiciones de Dios cuando creemos ciegamente que si pedimos, recibiremos, si buscamos, encontraremos, y si llamamos a la puerta, ésta se nos abrirá. Todo lo que atemos en la tierra, será atado en los cielos; y todo lo que desatemos en la tierra, será desatado en los cielos. Si confesamos nuestros pecados El es fiel y justo para perdonarnos de toda inmundicia.

Estas no son parábolas o enseñanzas con un simbolismo para que las interpretemos solo en lo Espiritual. A veces hay que tomarlas literalmente y entender que si Dios nos ha dado estas promesas es porque, en primer lugar, está dispuesto a cumplir cada una de ellas. Dios no se deleita en hacer una promesa y luego no cumplirla.

Sin embargo, si estamos contemplando el pecado, o siendo rebeldes, o seguimos adorando ídolos y viviendo una vida de pecado…. Ninguna de las promesas de Dios puede aplicarse a nosotros excepto una. Que acabaremos separados de Él por toda la eternidad si no le hemos pedido a Jesús que entre en nuestro corazón como nuestro Señor y Salvador.

 

A veces, lo único que necesitamos es usar nuestra fe para simplemente pedir, creer que Dios puede proveer y esperar a recibir.

 


Oraciones

• Padre Celestial, los pasos de un buen hombre son ordenados por Ti, oh Señor. Aunque caiga, no seré derribado del todo, porque Señor, tú me sostienes con tu diestra.
• Gracias por Tu amor, por Tus promesas y por Tu provisión.
• Gracias porque podemos reclamar cada promesa en la Palabra a través de Jesús.
• Perdónanos por dudar de tu amor por nosotros y que estás dispuesto a darnos todo lo que necesitamos.
• Rechazamos ahora mismo cualquiera de las mentiras que Satanás ha puesto en nuestra mente que se levantan contra Ti.
• Declaramos que te complace mostrarnos misericordia, y proveer para nosotros, y darnos favor en todo lo que hacemos.
• Declaramos que en cuanto pidamos recibiremos, en cuanto busquemos encontraremos, y en cuanto llamemos, todas las puertas se abrirán.
• Declaramos que mi Dios suplirá completamente todas mis necesidades de acuerdo a sus riquezas en gloria en el Mesías Jesús.
• Gracias por la autoridad espiritual que nos has dado para atar aquellas cosas que pueden dañarnos y desatar todas aquellas cosas que nos bendecirán.
• Decidimos hoy caminar en Tu verdad, en Tus promesas, en Tu amor y con Tu autoridad.

• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *