Skip to content

Dios No Es Desleal

 

(1Timoteo 5:8) “Y si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.”

(Mateo 6:31-32) “Por tanto, no os afanĂ©is, diciendo: ÂżQuĂ© comeremos, o quĂ© beberemos, o quĂ© vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; mas vuestro Padre celestial sabe que tenĂ©is necesidad de todas estas cosas.”

Leer (GĂ©nesis 13:1-22)

 

Al dudar de Dios en cualquiera de sus promesas, indirectamente Le llamamos mentiroso. Es posible que no consigas todo lo que pides o incluso cuando lo pides. Es entonces cuando de verdad ejercemos nuestra confianza en que Dios sigue siendo Dios. Si pones a Dios en una caja y Le pones limites por lo que crees que debe de hacer o no hacer, entonces en verdad, Él no es tu Maestro.

Acabamos de leer que los incrédulos son los que viven preocupados por lo que les sucederá si no tienen suficiente para comer, beber o vestir. Dios ya dijo que Él proveería comida y ropa para nosotros. Puede que no seas cosas de marca o un chuletón, caviar y langosta, pero será comida y ropa.

El año pasado vivíamos en unos apartamentos a cinco pasos de la playa y nuestro vecino era un anciano que fue pescador toda su vida. Nos hicimos amigos y no dejaba de traernos pescado fresco, y pulpo. Eran manjares que no nos podíamos permitir en los restaurantes justo debajo de nuestro edificio.

El que sigue a Cristo no se afana por estas cosas que solo alimentan el cuerpo y las emociones, sino que se enfoca más en alimentar su espíritu. Eso significa que todos sus esfuerzos serán ordenados por Dios. Abraham es nuestro ejemplo de cómo obedecer y seguir confiando en Dios, a pesar de las dificultades, de que El cumpliría las promesas de bendecirlo.

Ser Le fiel a Dios no quiere decir que uno no deba trabajar duro y proveer para sí mismo y su familia. Pero no debes de perder el sueño por ello, ni afanarte tanto que dejas a un lado las cosas de Dios en tu vida. El problema surge cuando no tienes fe en que Dios proveerá y por temor a la escasez, tomas decisiones equivocadas acerca de un trabajo o una carrera o como inviertes tu tiempo.

Si caminas correctamente delante de Dios, Él se asegurará de que nada te falte y serás un testimonio de cómo Él provee para aquellos que buscan primero Su voluntad.

Oraciones

• Padre celestial, fortalecerás mi corazón. Tú me mantendrás a salvo de todos los malos pensamientos de los hombres. Señor Tú me has levantado.
• Padre, sabemos que Tú eres fiel a Tu Palabra.
• Perdónanos si no hemos trabajado duro para mantener a nuestra familia y a nuestros seres queridos.
• Danos favor para poder proveer para ellos y ser irreprensibles delante de ti y los hombres.
• Perdónanos por pasar todo el día preocupándonos por las cosas que dijiste que Tu ya proveerías.
• Entregamos toda nuestra ansiedad para el mañana a tus pies. Gracias por hacerte cargo de todo lo que nos hará falta a diario.
• Confesamos que confiamos en Ti, confiamos en Tu palabra, confiamos en Tu habilidad para proveer en abundancia. Confesamos que Tú eres “El Shaddai”, más de lo que jamás podríamos necesitar.
•
• Te lo pedimos en el Nombre Poderoso de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *