Skip to content

El Dios De Posibilidades

 

(Efesios 3:20)  “Y a Aquél que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos, o entendemos, según el poder que opera en nosotros,”

(Jeremías 32:27)  “He aquí que yo soy el Señor, Dios de toda carne; ¿se me encubrirá a mí alguna cosa?”  

(Isaías 46:10)  “que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero;”

 

 

Servimos a un Dios poderoso, para quien nada es imposible, sí nada. Las únicas limitaciones que tiene Dios, son las que tú le has puesto en tu mente. Incluso entonces, Él es capaz de dejarnos boquiabiertos y ayudarnos a alcanzar alturas con las que otros no se atreven a soñar. Este es el Dios a quien yo sirvo, el salvador resucitado, Jesús, a quien la muerte no pudo encadenar, a quien obedecen la naturaleza, las horas del reloj y el universo. Es el Dios que convierte lo imposible en posible, el desorden en milagro, y da vida a los huesos secos.

Cuando nos demos cuenta de la majestuosidad y grandeza de quien va delante de nosotros enderezando nuestros caminos y de quien camina detrás de nosotros procurando que el enemigo se mantenga alejado, conquistaremos cada día. Sin embargo, si todo lo que haces es culparle a tus circunstancias y a los que te rodean, nunca conocerás la victoria y el poder que Cristo ha prometido a sus discípulos.

Empieza a caminar reclamando el suelo que pisas como tuyo a conquistar. Entra en esa oficina estatal con la certidumbre de que los vasos escogidos por Dios te mostraran favor. Estate pendiente de todo lo que Dios a puesto en oferta para ti la próxima vez que vallas de compras. Y ten por seguro que antes de que le pidas a Dios, Él ya ha respondido.

Algunos de los héroes más grandes de la Biblia fueron rechazados por los suyos, nacieron en familias pobres e humildes, eran muy inseguros por causa de alguna discapacidades físicas, fueron dejados de lado e ignorados por ser demasiado jóvenes o por falta de experiencia, cometieron algunos de los errores más grandes que han cometido los hombres y, sin embargo, Dios los usó para cambiar la historia del mundo.

Si no estás haciendo todo lo que Dios te ha llamado a hacer, es simplemente porque no te da la gana. Dios no te fallará, Él no se desmayará ni se cansará, no olvidará sus promesas, no te quitará tus bendiciones, no te impedirá prosperar ni tampoco te negará la salvación. No eres un prisionero de tus circunstancias, sino de tu actitud.

 

Todo lo que necesitas está en tu boca y en tus manos. Por lo tanto, comienza a declarar La Palabra y empieza a agarrarte a Sus promesas.

 

 

Oraciones

  • Padre Celestial, Tú eres Dios que ha hecho brillar Su luz sobre nosotros. Dios que resplandece desde Sión. Dios que habla en Su Santidad. Dios que reina por los siglos de todas las generaciones. Dios que está sobre Su trono para siempre. Te alabamos.
  • Gracias, Padre, por las maravillosas promesas en Tu Palabra para todos aquellos que te sirven.
  • Gracias, porque somos protegidos, favorecidos, amados, empoderados y llenos de Tu gloria.
  • Perdónanos por vivir una vida mediocre en lugar de reclamar lo que es nuestra herencia sobrenatural.
  • Perdónanos por convertirnos en esclavos de nuestras circunstancias y por rendirnos tan fácilmente.
  • Declaramos que cumplirás en nosotros cada promesa y que todos verán cuán poderoso eres en nuestras vidas.
  • Recibimos ahora mismo todo el favor divino, los que nos ayudaran a alcanzar nuestro destino, los recursos ilimitados y la tierra prometida que Tú has preparado para nosotros.
  • Danos hoy la plenitud de Tu gloria para que podamos caminar en victoria y destruir todo pensamiento negativo que se levante en contra ti.
  • Declaramos que eres el Dios de toda carne y nada es imposible para ti.
  •  
  • Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *