Skip to content

Empieza A Avanzar

(Isaías 30:21)  “Tus oídos oirán detrás de ti una palabra: ‘Este es el camino, andad en él, ya sea que vayáis a la derecha o a la izquierda.’” 

(Salmos 37:23)  “Por el SEÑOR son ordenados los pasos del hombre, y el SEÑOR se deleita en su camino.” 

(Salmos 32:8)  “Yo te haré saber y te enseñaré el camino en que debes andar; te aconsejaré con mis ojos puestos en ti.” 

 

No tiene sentido girar el volante del coche a menos que esté en movimiento. De lo contrario, solo estás jugando a conducir y haciendo un esfuerzo que no te lleva a ninguna parte. Muchos de nosotros vivimos de esta manera y queremos que Dios primero mueva el volante por nosotros y luego arrancaremos el coche para avanzar.

Vivimos con tanto miedo a veces que solo pondremos nuestra fe en acción después de que Dios nos hable con suficiente claridad para satisfacer nuestra falta de confianza. Dios no quiere que vivamos de esta manera. Está claro que primero, tenemos que preguntarle a Él antes de dar cualquier paso, pero no podemos quedarnos paralizados en nuestra fe porque no recibimos una respuesta clara.

Si te has rendido a Jesucristo como tu único Señor, ahora eres Su responsabilidad y le has dado el control de tu vida. Por lo tanto, Él se asegurará de que tengas todo lo necesario para caminar en Sus caminos, para cumplir Su propósito, y Él te advertirá cuando te distraigas. Pero esto requiere que des el primer paso y empieces a avanzar.

Leemos en Isaías que el Señor estará detrás de ti y te instruirá, lo que significa que ya has comenzado a avanzar y Él te está guiando. Él no está tirando de tu barca con una cuerda, sino que está sentado en la parte de atrás dirigiendo con el remo a medida que avanzas.

Si te preocupa tomar la decisión equivocada e ir en contra de los mandamientos de Dios, entonces eres el candidato perfecto. Son los que se creen que ya lo saben todo y siempre tienen la razón los que acaban quebrantando los mandamientos de Dios. El Espíritu Santo te guiará, te advertirá y te enseñará todas las cosas en cuanto empieces a confiar en las promesas de Dios. Si dudas constantemente de tu capacidad para tener éxito una vez que te has rendido a Cristo, estás dudando de Cristo quien habita en ti.

Algunas personas esperan ser santas y sin ningún pecado antes de entregarse a Cristo, esto nunca sucederá ya que es Él quien tiene que santificarte, perdonarte y limpiarte de todos tus pecados. Nadie es lo suficientemente bueno para estar en la presencia de Dios sin antes ser limpiado por la sangre de Jesús.

Si estás esperando tener todas las respuestas antes de seguir adelante con el llamado de Dios, te quedaras esperando toda tu vida. Acabaras sentado en el banquillo viendo a otros jugar el partido y marcar.

Lo mismo ocurre con aquellos que están esperando que Dios haga algo por ellos antes de entregarse por completo a Cristo. Si Dios responde una oración de sanidad, prosperidad o liberación, es puramente por Su amor por ti, no porque te necesite. Por lo tanto, no pongas en peligro tus posibilidades de ser salvo insistiendo en que Dios haga lo que le exiges que haga.

No esperes ser perfecto para seguir adelante con lo que Dios ha puesto en tu corazón. Solo cuando comienzas a avanzar con el plan de Dios, podrá El perfeccionar todo en tu vida.

Oraciones

  • Padre, temible eres en tus obras para con los hijos de los hombres, escudo de mi socorro, el Pan celestial.
  • Gracias porque nos cuidas constantemente y te preocupas por todo lo que hacemos.
  • Gracias porque deseas que conozcamos tu voluntad y caminemos en ella.
  • Perdónanos por estar paralizados por el miedo al fracaso, el miedo al qué dirán y el miedo a perder lo que tenemos.
  • Perdónanos por querer todo perfecto antes de dar un paso de fe.
  • Te pedimos que hoy aumentes nuestra fe y confianza en tus promesas.
  • Te pedimos que sigas guiándonos en todo lo que hacemos y decimos.
  • Avanzamos por fe sabiendo que Tú nos llevarás a nuestro destino divino.
  • Caminamos por fe y no por vista sabiendo que Tus ángeles están ahí para protegernos.
  •  
  • Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *