Skip to content

¿Eres Un Anciano O Un Viejo?

 

(Salmos 92:13-14)  “Los que están plantados en la casa de Jehová, en los atrios de nuestro Dios florecerán. Aun en la vejez fructificarán; estarán vigorosos y verdes;”

(Deuteronomio 34:7)  “Y era Moisés de edad de ciento veinte años cuando murió; sus ojos nunca se oscurecieron, ni perdió su vigor.” 

(Josué 14:14)  “Por tanto, Hebrón fue de Caleb, hijo de Jefone cenezeo, en heredad hasta hoy; porque siguió cumplidamente a Jehová Dios de Israel.” 

 

 ¡Admítelo! A nadie le gusta que lo llamen viejo, ya que indirectamente dicen que básicamente no sirves para nada o estás pasado de moda para lo que necesita esta sociedad moderna. Sin embargo, cuando te llaman un anciano en la iglesia, quiere decir que aunque tengas una edad avanzada, eres respetado, valioso y que aún influyes la sociedad con buenos valores. Sé de tantas personas, incluso dentro de la iglesia, que viven solas y rechazadas por sus familias. Claro, muchos de ellos tienen un carácter difícil y se lo buscaron ellos mismos, pero este no es el plan de Dios para aquellos que le son fieles.

Nunca dejes de servirle a Jesús, aunque la gente no te valore o porque no te valores a ti mismo. Moisés tenía 80 años cuando liberó a más de 3 millones de hebreos de la esclavitud egipcia. Después de vagar con ellos durante 40 años en el desierto, finalmente los condujo a la frontera de la tierra prometida a la edad de 120 años.

En Josué 14 leemos acerca de Caleb, quien a la edad de 85 años dijo que aún podía ir a la batalla y regresar victorioso. Exigió como herencia una montaña habitada por los enemigos, y la obtuvo confiando en que Dios echaría fuera al enemigo tal como Dios prometió.

A Dios le encanta asegurarse de que los viejos y los rechazados por la sociedad sean usados ​​para Su gloria. De esta manera Él demuestra Su poder, sabiduría y sus frutos en nosotros. Tus amigos y familiares pueden dejarte de lado en tu vejez, pero si has sido fiel en vivir una vida sometida a Dios, serás llamado un Anciano y valorado hasta el día de tu muerte. Y tus hijos realmente valorarán y disfrutarán el legado y la herencia que Dios te dio por tu obediencia. Pregúntate esto: “¿Quiero ser una carga (viejo) o un beneficio (anciano)?

Daniel DelVecchio, misionero estadounidense nacido en 1932, fundador de uno de los programas cristianos de rehabilitación de drogas más grandes esparcidos por toda Europa (Remar), pionero de las enseñanzas sobre el bautismo del Espíritu Santo en España y autor de numerosos libros, sigue a sus 91 años, viajando el país predicando después de tener varios infartos y llevar 10 muelles en sus arterias.

(“Picasso, un pintor Español, produjo algunas de sus mejores obras a los 90 años. Arthur Rubenstein, un pianista clásico, dio uno de sus mejores recitales a los 89 años. Marjorie Stoneham Douglas, una ecologista, a quien se le atribuye haber salvado el parque natural de los Everglades, siguió luchando por la causa a la edad de 100 años. ¡Vive con todas tus fuerzas hasta que la llama se apague!”-Bob Gass.)

 

Necesitamos rendirnos a Cristo si queremos ser fructíferos y usados ​​por Él incluso en nuestra vejez.

 

 

Oraciones

  • Jesús, Tú eres el Pan del cielo, el Pan de vida, el Río de vida.
  • Gracias, Señor, porque nos fortaleces en nuestra vejez y seguimos siendo fructíferos.
  • Gracias porque nos das sabiduría para transmitir a la próxima generación.
  • Perdónanos por, a veces, no querer crecer y seguir siendo difíciles y tercos.
  • Perdónanos por no entender que tenemos una responsabilidad hacia esta generación.
  • Declaramos que ahora nos estás fortaleciendo, agregando años a nuestras vidas y dándonos los frutos de nuestro trabajo.
  • Declaramos que veremos y disfrutaremos los frutos de nuestra fidelidad a Tu Palabra.
  • Danos la fe, la resistencia y la determinación de Caleb para declarar que la herencia que nos has prometido es nuestra y para que la disfruten nuestros hijos.
  • Te pedimos hoy, “dame mi montaña, y echa al enemigo tal como lo has prometido”.
  •  
  • Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *