Skip to content

Gestiona Tu Tiempo

 

(Eclesiastés 3:1) “Para todo hay sazón, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su tiempo:”

(Efesios 5:15-17) “Mirad, pues, que andéis con diligencia; no como necios, sino como sabios, redimiendo el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.”

(Juan 17:4) “Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese.”

 


Gestionar el tiempo no es solo ser organizado o eficiente con calendarios y aplicaciones que programan tus días incluido cuantas veces y a qué hora puedes ir al baño. En realidad, es saber dar le prioridad a las cosas más importantes y concentrar la mayor parte de tu energía en esas tareas. La prioridad siempre debe de ser uno mismo y nuestros deseos en la vida en lugar de lo que otros esperan de nosotros. Sin embargo, nada se puede lograr en las 24 hrs que tienes en un día a menos que primero consultes con el creador del tiempo, así es, Dios.

Mientras trabajaba con una empresa de ventas de multinivel con productos de nutrición, nos enseñaron a priorizar nuestras actividades en función de lo que queríamos lograr en la vida. Si pretendíamos ganar dinero, entonces había que hacer primero aquellas actividades que nos produjeran un beneficio económico. Y luego hacer todas las demás actividades para relajarse, estudiar, las amistades, ir de compras…etc.

La vida no irá a ninguna parte hasta que aprendas a valorar tu tiempo y especialmente el tiempo de Dios y cómo funciona. Él puede hacer o deshacer en un segundo lo que has logrado en los últimos 20 años. Debes dejar de estar ansioso por el mañana, el próximo mes o el próximo año y empezar a valorar esta hora en la que estás. El tiempo que has perdido preocupándote, lo podrías haber invertido pidiéndole a Dios que interviniera en aquella situación. Deja de perder el tiempo que tienes preocupándote por el tiempo que no tienes.

Aprenda a afrontar los problemas de uno en uno y no te preocupes si no completas todas tus tareas. Al tener en cuenta que es a Dios, a quien le hemos entregado todas las cosas, podemos estar seguros de que todo se cumplirá en Su tiempo y será perfecto. Asume primero Sus tareas divinas y no te desgastes haciendo lo que otros quieren que hagas por ellos. Aprende a apartarte para tus propias prioridades y a decir que NO de vez en cuando.

Si estás caminando correctamente con Cristo, entonces el tiempo, la energía, los recursos y los dones que tienes son más que suficientes para lograr todo lo que Él se ha propuesto para ti. Al rendirte a Él, pondrás en orden tus prioridades. Y al completar tus tareas divinas traerás gloria al Padre.

 

Si te sueles quedar sin tiempo, entonces probablemente estás involucrado en actividades o con personas que te están robando el tiempo que Dios te ha concedido.

 


Oraciones

• Padre Celestial, Tus palabras son fieles y dignas de toda aceptación. ¡Oh! Dios, tu palabra es viva y poderosa. Tu palabra es como fuego y como martillo que quebranta la roca.
• Gracias, Padre, que Tú controlas el tiempo y las estaciones.
• Gracias, porque tienes el tiempo perfecto para todas las cosas que nos conciernen.
• Perdónanos por perder nuestro tiempo con las cosas del mundo en vez de invertir lo en las cosas del Reino de los Cielos.
• Perdónanos por perder el tiempo preocupándonos por el mañana en lugar de poner nuestra confianza en Ti.
• Te pedimos que nos ayudes a organizar nuestro día para que invirtamos primero en Tus tareas divinas.
• Enséñanos a ser fructíferos primero en el espíritu y luego en lo natural.
• Sometemos todos nuestros planes, tareas, proyectos y sueños a los pies de Cristo.
• Recibimos la sabiduría para hacer lo correcto en el momento adecuado.
• Danos el denuedo para evitar las actividades y a las personas que nos roban el tiempo.
•
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *