Skip to content

¿Has Planificado El Día?

 

(Efesios 5:15-17) “Por tanto, tened cuidado cómo andáis; no como insensatos, sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Así pues, no seáis necios, sino entended cuál es la voluntad del Señor.”

(Proverbios 24:27) “Ordena tus labores de fuera, y tenlas listas para ti en el campo; y después edifica tu casa.”

(Mateo 25:23) “Su señor le dijo: ‘Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor!‘”

 

Si quieres aprovechar al máximo tu día, tienes que tener un plan. Imagínate si todos nos despertásemos e hiciésemos las cosas solo basado en nuestros sentimientos. La mayoría de nosotros nos quedaríamos en la cama por lo menos un par de horas más. No habría horarios que seguir ni plazos que cumplir en la escuela, el trabajo, el gobierno, el transporte, las vacaciones…etc. En casa, comeríamos cuando tuviésemos hambre, dormiríamos cuando estuviésemos cansados, limpiaríamos cuando tuviésemos ganas y compraríamos todas las chucherías y dulces que nos apeteciera en el supermercado.

¿Parece una locura verdad? Pero muchos de nosotros la verdad, vivimos de esta manera al no planificar nuestros días, al no mantener registros de nuestros gastos hasta el último céntimo o tener un presupuesto con que vivir los próximos meses. Si no haces planes ahora con la esperanza de un futuro mejor, entonces en realidad no crees que Dios pueda cambiar tu situación.

Solo cuando Dios vea que te preocupas por los recursos que te ha dado, manteniendo un buen control y haciendo planes para el futuro, podrá confiarte con más y más. Hay una gran diferencia entre ser libre en el Espíritu y ser descuidado.

Una vez que traigas algún tipo de orden y plan a tu vida, tu tiempo se multiplicará porque Dios acelerará los resultados de tus esfuerzos. También lo harán tus finanzas a través del favor y las promociones de Dios por gastar tu dinero sabiamente y al ser fiel con tus diezmos. Tus talentos resaltaran y serán valorados porque primero los has usado para expandir el reino de Dios. No olvides que Dios es un Dios de orden y obediencia que nos lleva al éxito.

Empieza poco a poco planificando tu día, luego tu semana, luego el mes y luego los próximos 10 años. Una vez hecho, sométeselo al Espíritu Santo y deja que Él haga los cambios necesarios. Ten un diario donde apuntas todas las tareas que has acabado y tus gastos. Esto te permitirá pedir la ayuda de Dios en áreas de tu vida que carecen de productividad y disciplina.

Te garantizo que en unos meses, cuando mires hacia atrás, verás un aumento en las bendiciones de Dios y comprenderás el valor de ser un buen mayordomo de todo lo que Dios te ha dado.

 

Si no sabes a dónde se va tu tiempo, dinero y fuerzas, no te sorprendas cuando de repente estés viejo, débil y sin blanca. ¡Haz los cambios necesarios hoy!

 

Oraciones

• Padre Celestial, Tú mantienes la justicia para los pobres. Padre de los huérfanos. Defensor de las viudas.
• Gracias, Padre, porque eres un Dios de orden y te preocupas por todo lo que hacemos.
• Gracias porque has provisto todas las cosas para que tengamos éxito y seamos prósperos.
• Gracias por las horas y las estaciones que nos has dado para trabajar y ser fructíferos y también para descansar y restaurar nuestras fuerzas.
• Perdónanos por desperdiciar nuestro tiempo, nuestro dinero y nuestros talentos para nuestros deseos egoístas.
• Perdónanos por no llevar una cuenta clara de dónde gastamos todo lo que nos das.
• Danos la sabiduría para sentarnos y planificar nuestras horas, días y semanas.
• Sometemos todos nuestros planes a Tu Espíritu Santo y te pedimos que dirijas nuestros caminos.
• Declaramos que pronto escucharemos las palabras “Bien hecho mi buen y fiel servidor, en lo poco fuiste fiel, sobre mucho te pondré”.

• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *