Skip to content

La Paciencia Lleva A La Perfección

https://youtu.be/kUxOM1MOByM

 

(Santiago 1:4) “y que la paciencia tenga su perfecto resultado, para que seáis perfectos y completos, sin que os falte nada.”

(Habacuc 2:3) “Porque es aún visión para el tiempo señalado; se apresura hacia el fin y no defraudará. Aunque tarde, espérala; porque ciertamente vendrá, no tardará.”

(Salmos 40:1) “Al SEÑOR esperé pacientemente, y Él se inclinó a mí y oyó mi clamor.”

 

 

La impaciencia es un defecto humano que puede llevarnos a tomar decisiones precipitadas. Muestra una falta de amor y tolerancia hacia los demás. Incluso podemos acabar perdiendo nuestras bendiciones, y con total seguridad desaprovechar el aprender todo lo que Dios quiere enseñarnos.

En esta era moderna de “la comida basura”, ignoramos que todas las cosas maduran mejor a un ritmo natural. Cada fruta y verdura tiene su temporada y un tiempo requerido para madurar. La tierra necesita un tiempo de descanso para reponer sus nutrientes. Pero la mayoría de los alimentos que se encuentran hoy en día carecen por completo de esos nutrientes y de las vitaminas necesarias para que crezcamos fuertes y saludables.

No es de extrañar que ahora haya una locura mundial por los alimentos orgánicos, y muchos se están volviendo vegetarianos, ya que los animales también son manipulados para que crezcan mas hermosos en un tiempo récord.

Hemos adaptado esta misma mentalidad a nuestro caminar con Cristo. Queremos la sanidad ahora, las bendiciones ahora, la esposa ahora, el trabajo ahora, que esa persona reciba a Cristo ahora, o de lo contrario renunciamos porque nuestra fe en Dios ya no se basa en las luchas y la paciencia, sino en las recompensas y la gratificación inmediata.

Hemos hecho de Dios nuestro cajero automático personal y demandamos que Él obedezca nuestras órdenes marcando el PIN correcto o declarando las Escrituras. Esta es una mentalidad peligrosa ya que todo lo que lograrás es la imperfección al no permitir que la Palabra de Dios depositada en ti madure y se convierta en un arma poderosa.

¿Te imaginas a esta generación tratando de trabajar con los primeros ordenadores cuando se inventó Internet? ¿O tratando de hacer una llamada con los teléfonos antiguos con un dial redondo? Todos buscan atajos y pierden por completo el crecimiento personal que se necesita para pasar por el proceso de esperar pacientemente.

A veces nos olvidamos de la paciencia que Dios tiene con nosotros a diario, ya que Él ha visto y conoce la obra perfeccionada en nosotros. Al haber aceptado a Cristo como nuestro Señor, ahora somos perfectos a los ojos de Dios, y todo lo que Él espera es que comencemos a vivir de esa manera.

 


(“En este mismo instante hay una obra activa dentro de ti. Es posible que no estés consciente de ello, pero sin esa obra, nunca estarás calificado para asumir lo que Dios tiene para ti en el futuro”. – Bob Gass)

 


Oraciones

• Padre Celestial, has reforzado los cerrojos de mi puerta y has bendecido a mis hijos dentro de mí. Tú haces la paz en mis fronteras. Tú eres el que anda en medio de mi campamento, para librarme y entregarme a mis enemigos.
• Gracias por Tu paciencia con nosotros mientras seguimos aprendiendo lo que significa esperar en Ti.
• Perdónanos por darnos por vencidos inmediatamente después de orar solo por cinco minutos, o por darnos por vencidos en nuestro caminar cristiano al no obtener lo que pedimos, cuando lo pedimos.
• Perdónanos por usarte como un cajero que nos dará lo que pedimos con solo marcar un código.
• Danos la paciencia de los profetas que maduraron esperando en Ti e hicieron grandes prodigios de los que aún hoy se habla.
• Sabemos que nos amas y que ahora nos ves perfeccionados en Cristo. Enséñanos a amar a los demás de la misma manera.
• Declaramos que debido a que estamos siendo perfeccionados, no nos falta de nada y estamos completamente en paz con la forma en que Tú estás obrando a través de nosotros. Gracias por dar nos la capacidad de estar contentos con lo que nos permites tener ahora mismo.

• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *