Skip to content

La Unidad Empieza Desde Arriba

 

(Juan 17:11) “Y ya no estoy en el mundo; pero éstos están en el mundo, y yo a ti vengo. Padre Santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros.”

(Salmos 133:1-2) “¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y que baja hasta el borde de sus vestiduras.”

 

Jesús, como nuestro Maestro, nos dio un ejemplo de cómo Él era de una mente con Dios. Lo imitamos siendo de una mente con Él, y eso automáticamente nos hace uno con los demás. Esta es probablemente la cosa más difícil de lograr entre dos personas, tener una mente y una meta en común. Sorprendentemente, cuando se trata de hacer el mal o ir en contra de Dios, hay mucha unidad e incluso el apoyo de extraños. Nos ponemos de acuerdo con demasiada facilidad al molestar a alguien, reírnos de los demás, robarle al gobierno mintiendo en nuestros impuestos, hacer trampas en la escuela…etc.

Pero por lo general, es muy difícil para dos personas estar totalmente de acuerdo en todas las cosas. Vemos esto claramente entre parejas. ¿Cuántas veces al día peleas con su cónyuge por simples desacuerdos? Sin embargo, cuando ambos están sometidos a Jesús, se vuelven de una sola mente y el Espíritu Santo nos enseña cómo estar de acuerdo con Él en la unidad.

Cuando estamos unidos en mente y propósito bajo Dios, avanzamos con alegría para cumplir la voluntad de Dios y somos tremendamente bendecidos. Esta es la promesa de Dios para nosotros cuando estamos unidos en amor. Cuando estemos unidos de todo corazón y mente, comenzaremos a defendernos los unos a los otros de las acusaciones en lugar de aceptarlas ciegamente. Ayudaremos a los que son más débiles en su fe e iremos mas despacio para aquellos que tardan un poco más en crecer en su fe. Nadie se quedará atrás para que el diablo se aproveche de él. Esta unidad hará que nos cuidemos las espaldas unos a otros en lugar de apuñalarlos.

Sin embargo, esta unidad debe comenzar desde arriba entre de nuestros líderes, ya que la bendición de Dios también fluye desde arriba hacia abajo. Entonces, si quieres ser bendecido, comienza primero por someterte a tus líderes, otros te imitarán, lo que creará unidad. Empieza a bendecir y a orar por ellos, esto cambiará todo el cuerpo de Cristo empezando por los líderes.

He visto a demasiados líderes pelear y discutir sobre el ministerio al que pertenecen, diferentes interpretaciones bíblicas o su entendimiento de cómo se debe administrar una iglesia. Claro, siempre habrá desacuerdos en algún ponto que otro, pero debemos asegurarnos de que nuestro enfoque siempre sea alcanzar a tantas almas perdidas como sea posible con las buenas nuevas de la salvación a través de Jesucristo. La verdadera bendición es un aumento de almas que quieren ser discípulos de Jesucristo.

 

Cuando estamos unidos desde la posición más alta de autoridad hasta la posición más baja de servidumbre, es cuando Dios puede llevarnos a la siguiente etapa.

 


Oraciones

• Jesús, Tú eres el que justifica al impío, La fuente abierta, Tu sangre es sin mancha.
• Gracias porque intercedes por nuestra protección al Padre.
• Gracias porque nos diste un ejemplo de sumisión total a la voluntad de Dios y en obediencia diste tu vida por nosotros.
• Perdónanos por las divisiones que causamos cuando no estamos unidos en el amor.
• Perdónanos por no apoyar completamente a nuestros líderes y animar a otros a hacer lo mismo.
• Enséñanos a ser de una sola mente y una sola meta sometidos a Tu Palabra, a nuestros líderes y al Espíritu Santo.
• Te pedimos que nos bendigas desde nuestros líderes hasta los más pequeños entre nosotros.
• Bendecimos a nuestros líderes en este momento y pedimos que haya unidad entre ellos también.
• No permitas que nuestra falta de entendimiento u orgullo se interponga en las bendiciones para el cuerpo de Cristo.
• Enséñanos a amarnos y apoyarnos unos a otros por el bien común.
•
• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *