Skip to content

Limpio Y Circuncidado

https://youtu.be/N5hEvMMTtHQ

 

(Mateo 5:8) “Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios.”

(1 Juan 1:7) “mas si andamos en la luz, como Él está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado.”

(Romanos 2:29) “sino que es judío el que lo es interiormente, y la circuncisión es la del corazón, por el Espíritu, no por la letra; la alabanza del cual no procede de los hombres, sino de Dios.”

(Deuteronomio 30:6) “Además, el SEÑOR tu Dios circuncidará tu corazón y el corazón de tus descendientes, para que ames al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas.”

 

En Mateo 5 leemos el principio del Sermón del Monte predicado por Jesús. Esto es parte de la “Constitución de la Fe Cristiana”. Son leyes y pautas que solo se pueden guardar si primero hemos entregado nuestras mentes a Cristo, ya que estos mandamientos para vivir una vida piadosa contradicen el sentido común y la mentalidad de supervivencia en el mundo.

Jesús menciona lo que llamamos las Bienaventuranzas, donde enseña cómo somos bendecidos en varias situaciones que normalmente nos causarían daño. Esto es posible porque nuestro conocimiento de Dios no se basa en festividades o tradiciones religiosas, sino en un poder de purificación que obra dentro de nuestro corazón y mente. Una de estas bienaventuranzas dice que los puros de corazón verán a Dios. Esta promesa no es para cuando muramos, sino mientras seguimos vivos.

Dios no miente ni se hecha atrás de su palabra. Teniendo eso en cuenta, una vez que recibes a Jesús como tu Salvador, deberías poder ver a Dios o al menos percibirlo en un nivel completamente nuevo. Por lo tanto, si no puedes ver a Dios o experimentarlo como un Padre lleno de amor, entonces probablemente todavía hay cosas en tu vida que te impiden tener un corazón puro.

Dios quiere sacar de tu corazón las cosas que lo reemplazan a El. Puede ser que duela un poco, pero a menos que pasemos por esta Circuncisión Espiritual, no podremos disfrutar de una relación personal con Dios ahora, ni podremos entrar al cielo cuando muramos. Piénsalo, pasa tiempo en oración pidiéndole que te limpie una vez más, y comenzarás a ver a Dios obrando en muchas áreas de tu vida.

 

 

(“El perdón trata con los resultados del pecado; el ser lavado trata con la causa del pecado. El perdón viene a través de la confesión, pero el ser purificado viene por caminar en la Su Luz.” – Bob Gass)

 

Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres Dios que no ha rechazado mi oración ni Tu misericordia. Dios misericordioso, Tú vendrás a mi encuentro. Tú formaste mis entrañas y me cubriste en el vientre de mi madre.
• Perdónanos una vez más hoy de toda maldad a través de la sangre de Jesús que fue derramada en la cruz como sacrificio por nuestros pecados.
• Estamos ante Ti hoy una vez más confesando que todavía no Te vemos ni Te conocemos como deberíamos. Te pedimos que cortes de nuestros corazones aquellas cosas que no te agradan.
• Ayúdanos a ver qué es lo que nos impide entrar en una relación más profunda contigo.
• Queremos caminar en la luz constantemente para que nuestros malos pensamientos y acciones se sometan a Tu Palabra.
• Queremos verte Dios. Queremos ver Tu poderosa mano de provisión, salud, amor y poder en cada área de nuestras vidas.
• Ayúdanos hoy a tener una relación verdadera y viva contigo, oh Dios.
•
• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *