Skip to content

Llévate Bien Con Otros

 

(2 Corintios 13:11b) “…sed de una misma mente, tened paz; y el Dios de amor y paz será con vosotros.”

(Proverbios 27:17) “Hierro con hierro se aguza (o afila); y el hombre aguza el rostro de su amigo.”

(Marcos 1:38-39) “Y les dice: ‘Vamos á los lugares vecinos, para que predique también allí; porque para esto he venido.’ Y predicaba en las sinagogas de ellos en toda Galilea, y echaba fuera los demonios.”

 


La intención de Dios no es que nos separáremos de la humanidad, para irnos a vivir solos a una montaña o a un monasterio una vez que lo conozcamos, o que El nos haya espiritualmente iluminado. Fuimos transformados a la semejanza de Cristo para impactar a los que nos rodean, para amarnos unos a otros, y así mostrar el amor de Cristo y traer esperanza a un mundo que está presenciando la muerte de las leyes morales.

Cristo no se quedó estancado en un solo lugar durante Su ministerio. Dejó Su casa, zona de confort, seguridad laboral, amigos cercanos y familiares para alcanzar a los perdidos. No evitaba a los que se le oponían o eran demasiado conflictivos. Mostró amor incondicional, compasión y longanimidad a aquellos que eran un obstáculo o no podían aceptar Su mensaje.

Imagínate si Cristo se sentara en una montaña y esperara solo la visita de aquellos que creyeran en Él, tal como hacen la mayoría de los gurús. En cambio, viajaba constantemente con los Apóstoles a los pueblos donde a veces eran desafiados e incluso expulsados.

Además de estar con Cristo, la escuela fundamental de entrenamiento de los discípulos era estar 24 horas juntos aguantando los defectos de cada uno. No tenían más remedio que practicar el amor incondicional y la paciencia entre ellos. Es durante estas situaciones difíciles con personas con las que tenemos que convivir que verdaderamente tenemos que permitir que Dios nos transforme. Dios usa a otros para sacar lo mejor y lo peor de nosotros, para que podamos hacer los cambios necesarios para hacer lo correcto de acuerdo con la Palabra de Dios.

Pasé por tal entrenamiento cuando vivía dentro de la iglesia por algunos años, entrenando para el ministerio. Les aseguro que las pruebas y confrontaciones del dia a dia con aquellos con los que tuve que convivir o tratar, fueron lo que agudizó mi carácter y me obligó a poner en práctica las enseñanzas de la Biblia.


He aquí algunos consejos que da Bob Gass en su libro:

1. Cuida tu lengua. Siempre di menos de lo que piensas.
2. Haz promesas con moderación. Cúmplelas fielmente.
3. Nunca dejes pasar la oportunidad de decir una palabra amable.
4. Estate genuinamente interesado en los demás; demuéstralo escuchando y expresando tu aprecio.
5. Sé alegre; no te estanques en tus dolores y molestias. Hay una docena de personas en el cementerio más cercano que con gusto cambiarían su lugar contigo.
6. Mantén una mente abierta; discute, pero no te pelees. Aprende a estar en desacuerdo sin ser desagradable. Dale a otros el beneficio de la duda.
7. Deja los chismes. ¡Es destructivo!
8. Se sensible a los sentimientos de los demás. Si lo haces, la gente te considerará sabio.
9. No prestes atención a los comentarios maliciosos sobre ti. Vive de tal manera para que nadie se los crea.
10. No te preocupes por tener reconocimiento. ¡Sigue dando lo mejor de ti y ten paciencia! ¡Dios lleva las cuentas!

 


No olvides que si aprendemos a estar de acuerdo unos con otros y vivir en paz, Dios promete estar allí con nosotros.

 

Oraciones

• Jesús, Tú eres La roca que me engendró, La fortaleza de mi corazón, Roca de mi fortaleza.
• Gracias porque nos has equipado para llevarnos bien con los demás y mostrar amor incondicional.
• Perdónanos por ser difíciles a veces y por tener tanto orgullo que no cambiamos como somos.
• Ayúdanos a poner en práctica estas sugerencias a diario.
• Cambia nuestros corazones al de Cristo para que podamos tener la compasión necesaria para salir de nuestra zona de comodidad y alcanzar a los perdidos.
• Enséñanos a estar de acuerdo unos con otros y a vivir en paz.
• Llena nos de poder y envíanos a aquellos a quienes ya preparaste para recibir Tu mensaje de Salvación.

• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *