Skip to content

Lo Que Siembras Cosecharás

 

(Gálatas 6:7-8) “No os engañéis; Dios no puede ser burlado; pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.”

(Mateo 7:12) “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres os hagan, así también haced vosotros a ellos; porque esto es la ley y los profetas.”

 

El versículo que puso el temor de Dios en mi vida fue cuando leí que Dios no será burlado. De repente, todas mis mentiras, manipulaciones, máscaras, hipocresía, pecado oculto y sonrisas falsas se convirtieron en mis acusadores. Siempre pensé que podía seguir pecando, luego pedir perdón, luego volver a pecar y pedir perdón sin consecuencias. Incluso planeé disfrutar de mis pecados y los placeres que ofrece el mundo y luego, antes de morir o envejecer, arrepentirme y pedir la misericordia de Dios. Esta mentalidad funciono hasta que finalmente entendí que Dios no es ciego, ni sordo, ni estúpido.

Fue una sensación aterradora porque sabía que, según la Biblia, acabaría en el infierno para pagar por mis pecados por el resto de la eternidad. Sin embargo, la Biblia también me enseñó que podía arrepentirme y empezar de cero si elegía seguir y obedecer a Cristo.

Dios se toma muy en serio cada decisión que tomamos y a quién bendecimos o lastimamos. Al no dar o ayudar cuando podemos, indirectamente causamos sufrimiento a quienes necesitan nuestra ayuda. Al mismo tiempo, cancelamos la bendición que pudimos haber recibido de Dios al sembrar lo que pudimos. Jesús fue muy claro acerca de primero dar a los demás si quieres recibir. Por lo tanto, en lugar de simplemente evitar lastimar a los demás, para no te lastimen, empieza a bendecir a los demás para ser bendecido.

No te preocupes si lo aprecian o no, si alguna vez te lo devolverán o no, Dios es el que te devolverá todas las cosas de acuerdo a cómo das. Dios te pagará en el momento adecuado con la cantidad correcta.

Si te quedas esperando a que la gente te devuelva el favor, corres el peligro de manipularlos o de ser falso para obtener tu recompensa o bendición de ellos y no de Dios. Solo da y sigue dando, sabiendo que Dios es la fuente de tu bendición.

Si sembramos solo en el mundo, cosecharemos la corrupción que el mundo tiene que ofrecer, pero si sembramos en el reino de Dios, sembramos en lo espiritual y la cosecha será espiritual. Al ser bendecidos en lo espiritual, afectará positivamente, multiplicará y prosperará cada área de nuestras vidas.


(“Puede que no siempre coseches DONDE siembras, o CUANDO siembras, pero siempre cosecharás LO QUE siembras”. – Bob Gass)

 


Oraciones

• Jesús, Tú eres el Resplandor de Su gloria, el postrero Adán y la vid verdadera.
• Gracias Padre por Tu bondad amorosa y porque eres justo en todo lo que haces.
• Gracias porque si verdaderamente nos arrepentimos de nuestros pecados, podemos ser perdonados y nuestro pasado es borrado.
• Perdónanos por dar por sentado tu gracia, amor y misericordia.
• Perdónanos por pensar que podemos engañarte y mentirte.
• Perdónanos por dar a los hombres sólo cuando esperamos que nos devuelvan el favor.
• Danos un corazón compasivo para ver las necesidades de las personas que nos rodean y para ser de ayuda siempre que podamos.
• Declaramos que de hoy en adelante comenzaremos a sembrar en el Espíritu y desecharemos todas las obras de la carne.
• Declaramos que libremente sembraremos y cosecharemos en abundancia.
• Gracias porque podemos confiar en tus promesas y estar firmes en que cualquier cosa que hagamos por Tu reino prosperará.
• Declaramos que veremos la cosecha de todas las bendiciones que hemos sembrado en el pasado.

• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *