Skip to content

No Puedes Hacer Más Por Ellos

 

(Isaías 5:1-5) “Cantaré ahora a mi amado, el canto de mi amado acerca de su viña. Mi bien amado tenía una viña en una fértil colina. La cavó por todas partes, quitó sus piedras, y la plantó de vides escogidas. Edificó una torre en medio de ella, y también excavó en ella un lagar; y esperaba que produjera uvas buenas, pero solo produjo uvas silvestres.”

“Y ahora, moradores de Jerusalén y hombres de Judá, juzgad entre mí y mi viña. ¿Qué más se puede hacer por mi viña, que yo no haya hecho en ella? ¿Por qué, cuando esperaba que produjera uvas buenas, produjo uvas silvestres?”

“Ahora pues, dejad que os diga lo que yo he de hacer a mi viña: quitaré su vallado y será consumida; derribaré su muro y será hollada.”

 

Como padres, “¿Qué más podría haber hecho por ellos?” es una pregunta que siempre nos haremos, especialmente si tus hijos acaban con la pareja equivocada, en el trabajo equivocado, con amistades equivocadas o atados por una adicción. Ningún padre destruye la vida de su hijo a propósito ni le da un mal consejo.

Los padres, sacrifican su juventud, sus sueños y sus deseos para asegurarse de que sus hijos tengan las mejores probabilidades de triunfar en la vida y ser fructíferos. Este es un instinto que todo padre tiene, y es exactamente la forma en que nuestro Padre Celestial trata con cada uno de nosotros.

Pero después de todo lo que Él ha hecho por nosotros y sigue haciendo, también acaba preguntándose “¿Qué más podría haber hecho?”. Él no puede obligarte a amarlo, seguirlo o obligarte a tomar las decisiones correctas que evitarán sufrimiento para ti y tus seres queridos. Él solo puede advertirte y seguir amándote mientras sigues rechazándolo y eliges pecar. Incluso llego al punto de encarnarse en la persona de Jesús y habitó en la tierra entre nosotros sufriendo la muerte en la cruz.

En Isaías, Dios nos revela Su corazón a cerca de las inesperadas uvas silvestres que produjeron Sus viñedos. Eso se refiere a los pecados que seguimos cometiendo como Su pueblo a pesar de que Él nos ha dado la victoria sobre el pecado y Satanás. Entonces, ¿qué más puede hacer Él para que nos rindamos completamente a Cristo y seamos salvos? Finalmente, en la parábola, quita el cerco de protección y permite que las bestias salvajes pisoteen las viñas.

Lo único que Él puede hacer ahora para proteger a otros de ser infectados por nuestra mentalidad pecaminosa es cerrar toda puerta que nos alejará más de Él, negar toda oración que nos haga depender menos de Él y detener a toda persona que destruya nuestra fe en Él.

 


Sin Jesús, solo producirás uvas silvestres y Dios no tendrá más remedio que quitarte la protección y permitir que sigas sufriendo.

 

 

Oraciones

• Señor, Tú eres el Bendito y único potentado, el inmortal y el invisible.
• Gracias Padre porque has hecho lo mejor por nosotros y nos has amado hasta el punto de enviar a tu hijo a morir en la cruz.
• Gracias porque provees para que seamos fructíferos y tengamos un futuro brillante.
• Bendecimos Tu nombre por cuidarnos y preocuparte por cada área de nuestra vida.
• Perdónanos por darte por sentado y no comprender el sacrificio de amor que has hecho por nosotros.
• Perdónanos por elegir nuestra propia forma de hacer las cosas en lugar de hacer lo que nos has mandado.
• Pedimos que nos ayudes hoy a rendirnos completamente una vez más a Jesús y que nos convirtamos en hijos obedientes.
• Enséñanos a dar mucho fruto que sea de tu agrado y declaramos que ya no produciremos uvas silvestres sino dulces.

• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *