Skip to content

Mira Hacia Adelante

 

(Filipenses 3:13-14) “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está adelante, prosigo al blanco, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”
(Isaías 43:19) “He aquí que yo hago una cosa nueva; pronto saldrá a luz: ¿no la sabréis? Otra vez haré camino en el desierto, y ríos en la soledad.”

 

 

Uno no puede conducir solo mirando el retrovisor, debe también mantener su mirada en el camino por delante. La única razón para mirar hacia atrás es cuando quieres cambiar de velocidad, dirección o simplemente para asegurarte de que eres consciente de lo que te rodea. Es por precaución que miras el retrovisor, no para ver a donde te diriges.

La mayoría vivimos enfocándonos en nuestros errores y victorias pasadas y lo que otros han dicho sobre nosotros, sea bueno o malo. Hemos olvidado que necesitamos avanzar con el plan de Dios y poner nuestra fe en Sus promesas, Sus recompensas y Su propósito para nuestras vidas. La única ventaja de mirar hacia atrás es por precaución para no cometer los mismos errores, pero no para recibir dirección, ya que Dios podría hacer las cosas de otra manera a medida que maduramos en nuestro caminar con Cristo.

José tuvo que ser vendido como esclavo por sus hermanos, acusado falsamente y enviado a prisión donde fue olvidado por años, y finalmente prosperó y entró en el plan de Dios. Todo lo que David tuvo que hacer era derrotar a Goliat e inmediatamente entró en sus días de gloria. Claro, tuvo una temporada difícil mientras huía de Saúl, pero ya sabía que su destino era ser el próximo rey.

Al insistir en que Dios haga las cosas por nosotros como las hizo en el pasado, tratamos de poner a Dios en una caja. Su promesa es que hay cosas que ojos no han visto ni oídos han oído acerca de las grandes cosas que Dios está haciendo por nosotros. Le encanta hacer cosas nuevas y sorprendernos más allá de nuestras expectativas. Claro, Él podría volver a hacer el mismo milagro por ti, pero es mejor si le dejamos que lo haga a Su manera.

Pedro negó a Cristo tres veces en su pasado, pero su futuro era brillante y fue usado para llevar a miles a Cristo en una sentada. David acabo cometiendo adulterio e incluso planeando un asesinato, pero siguió Dios usándolo para escribir más Salmos, para conquistar al enemigo y fue David quien preparó todo el material y obtuvo los diseños para el templo de Salomón.

 

Tu último capítulo aún queda por ser escrito. No te preocupes por cómo se hacían las cosas en el pasado. Mira hacia adelante a lo maravilloso que Dios está a punto de hacer por ti, será algo que dejará a todos asombrados.

 


Oraciones

• Padre celestial, grande es Tu misericordia para conmigo. Señor, mandas Tu misericordia durante el día. Mejor es tu misericordia que la vida.
• Gracias, Padre, porque haces todas las cosas nuevas para nosotros.
• Gracias porque hay mucho más que podemos aprender acerca de Ti y mucho más que podemos esperar de Ti.
• Perdónanos por tratar siempre de hacer las cosas de la misma manera que en el pasado por nuestro miedo al cambio.
• Perdónanos por depender únicamente de nuestras victorias pasadas, cuando has preparado mucho más para nosotros.
• Danos hoy el deseo de esperar nuevas cosas, mayores cosas y cosas maravillosas que traerán gloria a Tu nombre.
• Declaramos que seremos renovados hoy en nuestra visión para el futuro y nuestras expectativas de Ti.
•
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *