Skip to content

Ninguna Familia Es Perfecta

 

(Gálatas 6:1) “Hermanos, si alguno fuere tomado en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restaurad al tal en espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.”

(1 Pedro 4:8) “Y sobre todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.”

(Éxodo 40:26-27) “Puso también el altar de oro en el tabernáculo de la congregación, delante del velo, y encendió sobre él el incienso aromático, como El Señor le había mandado a Moisés.”

 


Todas las familias tienes sus dramas. Sencillamente, son inevitables y parte de quien somos. Hermanos que se oprimen unos a otros, primos siempre celosos, tíos y tías que se intentan lucir menospreciando a otros, las típicas peleas familiares que suelen surgir en épocas festivas, el tío que suele beber un poco más de la cuenta en las reuniones familiares, peleas sobre la comida servida entre madres y nueras, la familia que se siente insultada por no haber sido invitada a otros eventos familiares, el miembro de la familia que da igual lo que hagas, siempre encontrará algo de qué quejarse…etc.

Nuestra familia espiritual también está llena de personas imperfectas que están en un proceso de ser renovadas y sanadas de una vida pasada en la oscuridad. Nunca encontrarás la iglesia perfecta porque la iglesia es para los pecadores y no para los santos. Cristo vino a salvar a los que estaban perdidos y enfermos, no a los que vivían bien delante de Dios.

La Iglesia, por tanto, es un hospital para los enfermos espirituales. Está lleno de pecadores, ladrones, mentirosos, adúlteros, fornicarios, envidiosos y de los que no pueden amar incondicionalmente. Y si Dios te trajo allí, es porque también tú necesitas ayuda.

Por lo tanto, en vez de criticar y encontrar las faltas en tu familia espiritual, aprended a ayudarla y crecer juntos hacia la perfección que Cristo nos ha prometido. La mayoría de las epístolas del Nuevo Testamento mencionan todos los problemas y la inmundicia que había dentro de la iglesia primitiva y cómo tratarla.

Había celos, fornicación, incesto, mentiras, divisiones, rebelión, muchos que abandonaron o siguieron doctrinas falsas, e incluso favoritismo hacia ciertos líderes. Básicamente, apestaba, pero era mucho mejor que lo que había afuera entre los incrédulos.

Puede que no huela bien el lugar donde te han colocado para adorar, pero tus oraciones y tu actitud pueden ser el incienso que Dios quiere quemar para cambiar la atmósfera en tu iglesia.

(“Noé no navegó en un crucero lujoso. ¿Te imaginas pasar un año en esa arca con todos esos animales y solo una ventana? Pero había dos opciones: ¡el mal olor dentro o la tormenta fuera! el caso es que no hay iglesias perfectas.”- Bob Gass)

 

El día que seas parte de lo que tu consideras “la familia perfecta”, ese día, esa familia dejará de ser perfecta.

 


Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres Dios que nos perdona. Dios quien obra maravillas. Dios que hace todas las cosas. Dios de mi salvación. Dios nuestro salvador. Dios que es la salud de mi rostro. Dios de mi gran alegría, te alabamos.
• Gracias porque todos somos una obra en construcción y todos estamos siendo perfeccionados por Tu Palabra.
• Perdónanos por no tener la compasión que necesitamos para aquellos que están luchando contra una personalidad difícil.
• Perdónanos por tener prejuicios hacia otros en la iglesia y permitir que su forma de ser afecten nuestra actitud.
• Perdónanos por no entender que la iglesia es un hospital espiritual para aquellos que necesitan sanidad en sus mentes y corazones.
• Te pedimos que tengamos el corazón para orar por aquellos que nos ofenden, y que sea una fragancia que suba a tu trono de gracia.
• Ayúdanos a ser los que cambien el ambiente en la iglesia siendo pacificadores, dando amor en vez de odio y creyendo que todos podemos cambiar.
• Oramos para que nuestra iglesia sea un lugar donde los enfermos espirituales vengan y sean sanados por el amor que nos tenemos los unos a los otros.
•
• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *