Skip to content

No Des Un Paso Más

 

(1 Juan 3:21-22) “Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos para con Dios; y cualquier cosa que pidamos, la recibiremos de Él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos las cosas que son agradables delante de Él.”

(Proverbios 16:9) “El corazón del hombre piensa su camino: mas El Señor endereza sus pasos.”

(Salmos 2:2-4) “Estarán los reyes de la tierra, y príncipes consultarán unidos contra El Señor, y contra su ungido, diciendo: Rompamos sus coyundas, y echemos de nosotros sus cuerdas. El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos.”

 

 

El mayor beneficio en la tierra por guardar los mandamientos de Dios es que podemos pedir y recibir. Esta es Su promesa. Por supuesto, se trata de pedir Su voluntad, Su dirección y Su consejo con respecto a una decisión, no simplemente pedir la prosperidad, salud y larga vida, ya que esto también se promete a aquellos que guardan Sus mandamientos. Tiene sentido preguntarle a Dios antes de dar cualquier paso en la vida, ya que Él es el único que sabe lo que sucederá en el próximo instante de nuestras vidas.

Los hombres andan haciendo planes todo el día. Desde las organizaciones más grandes a las más pequeñas, estamos siempre reuniéndonos en cumbres y congresos donde se toman decisiones para el futuro de una iglesia, la comunidad, nación o incluso el mundo entero. De hecho, jugamos a ser dioses pensando que tenemos el poder de hacer lo que nos proponemos. Nunca nada se podrá llevar a cabo si Dios primero no lo establece como parte de Su voluntad.

Incluso aquellos que planean el mal para nosotros, los seguidores de Cristo, tanto en lo natural como en lo espiritual, solo pueden llegar hasta donde Dios se lo permita. Acabamos de leer que Dios se ríe mientras los líderes mundiales hacen planes para rechazar Sus mandamientos y evitar que los cristianos enseñen las leyes de Dios.

La pandemia, la recesión económica mundial, las guerras, la injusticia y cualquier otro plan malvado del hombre se detendrá en el momento en que Dios diga ‘ya basta’. Por eso, no importa lo que suceda a tu alrededor, o lo que te aconsejen los expertos, Dios es el único que te dará el consejo idóneo. Por eso es tan importante obedecer Sus mandamientos y estar constantemente en Su presencia sabiendo que no tienes nada que esconder.

Da igual quien eres, Dios sabe cómo traerte de vuelta a Sus caminos por tu propio bien. Jonás tuvo que pasar 3 días en el vientre de un gran pez para dejar de huir de Dios. A Pablo se le permitió ser atacado continuamente por el diablo para evitar que se envaneciera. El hijo pródigo tuvo que perder todo lo que tenía y ser completamente abandonado por todos para poder regresar a la casa de su padre.

 

 

Si sientes en este momento que nadie vendrá en tu ayuda esta vez, probablemente sea porque Dios no se lo permitirá. Esta es Su manera de llamar su atención sobre algo que necesita ser cambiado en tu vida.

 


Oraciones

• Padre celestial, tu fidelidad llega hasta las nubes. Los hijos de los hombres se refugian bajo la sombra de Tus alas.
• Gracias, Padre, que no importa lo planes que hagamos, Tú estableces Tu voluntad.
• Gracias por mantener todos los planes del diablo bajo Tu control.
• Gracias porque las naciones y los líderes son impotentes frente a Ti.
• Perdónanos por acudir a ti sólo por cosas materiales y por nuestros deseos egoístas.
• Danos la sabiduría para pedir Tu voluntad en cada área de nuestras vidas.
• Necesitamos Tu ayuda para guardar Tus mandamientos y estar continuamente en Tu presencia.
• Declaramos que pediremos y recibiremos todo lo que necesitemos porque hacemos las cosas que te agradan.
• Te rendimos ahora mismo todos nuestros planes y te pedimos que guíes nuestros pasos.

• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *