Skip to content

No Ignores Tu Entrenamiento

 

(1 Corintios 3:9-11) “Porque nosotros, colaboradores somos de Dios; y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. Conforme a la gracia de Dios que me es dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.”

(1 Corintios 3:18-19) “Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree ser sabio en este mundo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio. Porque la sabiduría de este mundo insensatez es para con Dios; pues escrito está: Él prende a los sabios en la astucia de ellos.”

 

 

Tener un llamado, una idea clara o pasión sobre la carrera que quieres seguir nunca reemplazará el tiempo de formación necesario para tener éxito. Es durante este tiempo que sabrás si tienes lo necesario para lograrlo. A veces queremos ser como otros o deseamos el éxito que tienen sin tener ni idea de los sacrificios necesarios para lograr lo. De la misma manera juzgamos a Pastores y Ministerios con riquezas sin saber cómo empezaron con nada.

Todavía recuerdo el primer día de orientación en mi universidad en los EE.UU. El decano del departamento de Ciencias, el Dr. Bohannon, nos dio la bienvenida a todos al programa de Ciencias y Medicina diciendo: “Cuando hayas pasado por mi clase de Química Orgánica en tu segundo año en la Universidad, la mayoría de ustedes habrán cambiado de carrera”. ¡Es justo lo que paso!

Dios es quien establece los cimientos para nuestro éxito, llamado y propósito en la vida. Sin embargo, tenemos que continuar sometiéndonos a Él durante el período de entrenamiento para que nuestras metas se alineen con las Suyas. Notarás que en esta sociedad moderna donde cualquiera con un smartphone puede tener éxito en las redes sociales, y ya no se aprecia el periodo de entrenamiento y el tiempo de prueba a cual Dios nos somete.

(“¡Si vale la pena hacer algo, vale la pena hacerlo bien! Es por eso que Dios toma tiempo para desarrollarnos. ¡Mira a Moisés! Fue entrenado en liderar en lo espiritual mientras cuidaba ovejas en el desierto durante cuarenta años. Es posible que haya aprendido algunas de sus habilidades en las cortes del Faraón, pero su carácter se formó aquí ¿Quién iba a pensar, mirándolo, que encabezaría el mayor éxodo de la historia del Antiguo Testamento?

Después de que el profeta Samuel nombrara a David como siguiente en liderar a Israel, lo enviaron de vuelta al campo para cuidar de las ovejas. ¡Todo lo que madura lleva su tiempo! Cuando tu ministerio (trabajo, negocios, proyectos, etc.) te superen, ¡estarás en graves problemas!” – Bob Gass)


Lo que Jesús tiene en mente para nosotros es mucho más grande de lo que somos ahora. Por lo tanto, debemos asegurarnos de crecer sobre un buen cimiento y con buen fundamento.

 


Oraciones

• Jesús, Tú eres Mi refugio, Mi gloria, Mi bondad.
• Gracias, Padre, porque somos tu tierra de cultivo, tu edificio y porque nos has puesto un cimiento sólido.
• Gracias porque nos edificas para ser sabios en un mundo que ignora Tu tiempo de maduración para cada uno.
• Sabemos que nos estás preparando para cosas más grandes y para un llamado más allá de nuestra imaginación.
• Oramos para que aprovechemos al máximo este tiempo de prueba y aprendizaje.
• Declaramos que cada día nos acercaremos más a cumplir Tu propósito en nuestras vidas.
• Pedimos que nos uses para Tu gloria en todo lo que hacemos y que aprendamos a discernir Tu voluntad.
• Ayúdanos a construir sólo sobre la Roca que es Cristo y que no nos distraigamos más con las cosas que el mundo tiene para ofrecernos.
•
• Te lo pedimos en el Nombre Poderoso de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *