Skip to content

No Te Agotes

 

(Salmos 42:1-5) “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo: ¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios? Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche, mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios?”

“Me acuerdo de estas cosas, y derramo mi alma dentro de mí: Porque yo fui con la multitud, fui con ellos a la casa de Dios, con voz de alegría y de alabanza, haciendo fiesta la multitud. ¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle por la ayuda de su presencia,”

(Mateo 5:6) “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia; porque ellos serán saciados!”

 

 


Uno de los mayores errores que se puede cometer en el ministerio es creer que uno es mejor que Jesús o Superman. Asumen tanta responsabilidad que no tienen tiempo para pasar con Dios y recargar sus espíritus. Solo por ser líderes o pastores, y por compasión y su dedicación a las ovejas, no han aprendido a decir ‘que no’.

Pero esta mentalidad es errónea, ya que deben asegurarse de que también se cuiden o se dejen ser cuidados por alguien para poder cuidar adecuadamente de los demás. Si estás espiritualmente débil y físicamente cansado, cometerás errores y esto solo le dará al mundo una razón para hablar en contra de ti y de la iglesia.

En este pasaje, leemos sobre el rey David, probablemente el mayor adorador que jamás haya existido. Admite que hubo momentos en los que no podía sentir la presencia de Dios y se desanimó al pasar por una “temporada de sequía”. Tu corazón puede estar en el lugar correcto, pero deja que Dios también te guíe en las cosas en las que debes involucrarte.

Aprendí esta lección tras un ataque al corazón. Tuve que pararlo todo y solo pasar tiempo con el Señor evitando todo tipo de conversación vana con familia, hermanos de la iglesia y amistades. Mi espíritu era tan sensible que durante unos meses después del ataque, no podía estar en un culto con la música a todo volumen y con batería, ya que me causaba mucha ansiedad.

Tuve que seriamente poner mis prioridades en orden y aprender a depender completamente del poder del Espíritu Santo y eso requería pasar más tiempo con Dios en oración y leyendo Su Palabra. Claro que hay épocas en las que corremos sin parar de una labor a otra, pero no ignores ni te sientas mal cuando Dios te pida que te quedes quieto y sacies tu sed de Él.

(“Permíteme compartir contigo algunos cosas que descubrí cuando atravesé mis propias ‘temporadas de sequía’. En esos momentos, Dios por lo general exige un nuevo crecimiento y madurez de mí. En ese tiempo soy más honesto, oro con más fuerza y busco más a Él. O tal vez me está enseñando que he pasado demasiado tiempo en un ambiente equivocado o viendo demasiada televisión.”

“A veces, Dios simplemente me está moviendo de una temporada de ministerio a otra y me siento desorientado. Otras veces, es simplemente desobediencia a algo que Él me ha dicho que haga, y estoy evitando hacerlo pensando que Dios lo dejara pasar. También podría ser que estoy al borde de una mayor revelación de su parte, y Él está creando dentro de mí un nuevo deseo, no por lo que Él me pueda dar, pero solo por quien Él es.” – Bob Gass)

 

 

¡Un mayor número de ruedas no equivale a mayor velocidad!

 


Oraciones

• Dios, Tú eres el Espíritu de sabiduría, El Espíritu eterno, El Espíritu Santo, el poder del Altísimo.
• Gracias porque conoces todas nuestras necesidades y nos satisfaces con las bondades de la Tierra.
• Enséñanos a descansar en Ti y a encontrar el tiempo para llenarnos de Tu Espíritu.
• Ayúdanos a cuidarnos para que podamos ser útiles en Tus manos.
• Perdónanos por correr de aquí para allá tratando de hacer cosas que probablemente no sean parte de Tu voluntad.
• Danos el corazón de David que se lamentó cuando pasó por un tiempo de sequía y estaba desesperado por verte traer aguas a la tierra seca.
• Declaramos que a partir de hoy estaremos satisfechos, creceremos y veremos la abundancia.
•
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

1 Comment

  1. Maribel
    11 June 2024 @ 11:02

    Bendecido martes bendita y hermosa palabra de Dios el hombre por desgracia no sabe esperar pero el Señor en el saber esperar trae su bendicon como a el le place brndiciones famila

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *