Skip to content

Piensa Antes De Comprometerte

https://youtu.be/C_-eQD8TrpI

 

(Lucas 14:26-30) “Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre y madre, a su mujer e hijos, a sus hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo. El que no carga su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo.”

“Porque, ¿quién de vosotros, deseando edificar una torre, no se sienta primero y calcula el costo, para ver si tiene lo suficiente para terminarla? No sea que cuando haya echado los cimientos y no pueda terminar, todos los que lo vean comiencen a burlarse de él, diciendo: ‘Este hombre comenzó a edificar y no pudo terminar.’”

 


En este pasaje, Jesús nos deja muy claro que seguirle no es algo que se deba tomar a la ligera. Guardar Sus mandamientos y seguir Sus pasos no será una tarea fácil. El mundo, tus amigos, el gobierno e incluso tu familia podrían ponerse en contra de ti. Incluso si tu familia profesa ser seguidora de Cristo, en el momento en que comiences a tomar en serio tu caminar espiritual, se sentirán incómodos.

Todo creyente radical que busca la santidad por encima de todas las cosas se ha enfrentado este desafío en un momento u otro. Jesús mismo lo sufrió cuando su propia familia y la gente de su ciudad natal lo rechazaron por decir que El era Dios.

Puede ser impactante para algunos leer que Jesús nos ordena “aborrecer” a nuestra familia, pero debemos tener en cuenta que Él no se refiere al odio tal como nosotros lo entendemos. Más bien, está hablando de no tomarnos a pecho sus opiniones negativas o chantajes emocionales que podrían impedirnos servir a Dios con todo nuestro ser. No tendría sentido que Jesús se contradijera a sí mismo mandándonos primero a “amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos” y luego poniendo como condición para seguirlo “odiar a nuestra familia”.

Jesús sabe que muchos se darán por vencidos fácilmente al enfrentarse a las pruebas y tribulaciones comunes a cualquiera que elija vivir en santidad. Él sabe que a menudo fallaremos, querremos rendirnos y seremos insultados y abandonados.

Por lo tanto, Jesús nos aconseja que primero nos sentemos y pensemos en todas las cosas a las que estamos dispuestos a renunciar antes de elegir ser Sus discípulos. Si lo dejamos para después de confesarlo como todopoderoso, El que nos ama, El que nos puede sanar, nuestro libertador y nuestro proveedor, arriesgamos manchar no solo nuestro propio nombre sino también el de Él.

Personalmente, fracasé en esta tarea y no calculé bien el costo, por lo que rechacé mi llamado a Pastor y vivir en santidad por una larga temporada. Aunque ahora las cosas no siempre funcionen a mi favor por causa de esa rebelión, al final, seré victorioso cuando me presente sin mancha ni culpa frente a mi Creador y pase la eternidad en Su presencia.

(“¡Seguir a Jesús significa descubrir aquello para lo que naciste, pagar el precio requerido y pasar el resto de tu vida siguiéndolo hasta ser casi perfecto! Cuando descubras esto, te levantaras más temprano y te quedaras despierto más tarde orando, y dirás ‘no’ con más frecuencia, porque entenderás cual es la voluntad de Dios para ti.” – Bob Gass)

 

 

Si no estoy dispuesto a sacrificar todo lo que amo, incluso a mí mismo y mis deseos más profundos, no tengo ninguna posibilidad de tener éxito.

 

 

Oraciones

• Padre Celestial, Tu nombre es grande, es sobre todo nombre, bendito sea Tu glorioso nombre que es exaltado sobre toda bendición y alabanza.
• Gracias por entender nuestras luchas y debilidades.
• Gracias por ser un Dios que está cerca de nosotros y tiene compasión de nosotros cuando fallamos.
• Perdónanos por no tomar en serio nuestro compromiso de seguirte, Jesús.
• Te pedimos que podamos rendirnos por completo y seguir exaltando Tu nombre con todo lo que hacemos.
• Por causa de Tu nombre, Te pedimos que nos des la victoria en todo lo que hagamos por Tu reino.
• No nos queremos rendir ni darle al mundo una razón para burlarse de Tu pueblo.
• Ayúdanos a tomar la cruz, morir a nuestros deseos y debilidades, y a comprender que ahora Te pertenecemos a ti, Jesús.
•
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

1 Comment

  1. Maribel
    5 June 2024 @ 10:55

    Bendecido miércoles que la pase y la gracia de Dios sobreabunde en vuestras vidas hermanos queridos gracias a Dios por la palabra de hoy un abrazo

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *