Skip to content

Primero Disfruta De Hoy

 

(Salmos 118:24) “Éste es el día que hizo Dios; nos gozaremos y alegraremos en él.”

(Mateo 6:31-34) “Por tanto, no os afanéis, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; mas vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.”

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el mañana, que el mañana traerá su afán. Bástele al día su propio mal.”

 


La cantidad de seguros que tienes demuestra con cuánto miedo vives. Hay seguro de casa, seguro de vida, seguro de coche, seguro de viaje, seguro de robo de tarjeta de crédito, seguro médico, seguro judicial, seguro de perro e incluso seguro de móvil. Hay celebridades que incluso tienen aseguradas las partes del cuerpo que las han hecho famosas.

Otra interpretación del seguro es “¿y si me pasara esta calamidad?”. Ahora, no digo que no tengamos seguros, ya que algunos son obligatorios por ley y otros, francamente hablando, es prudente tenerlos, pero no tomes estas decisiones basándote solamente en el temor para el día de mañana.

Otra señal de que vives con algún tipo de temor a no tener para mañana es ver la cantidad de trastos que tienes en casa. La mayoría de ellas están bajo la categoría de “y si lo necesito en el futuro”. No sugiero no aprovechar lo que compras o no ser precavido y que tires toda tu ropa de invierno cada verano, sino que seas prudente y no acumules por miedo a la escasez para el día de mañana.

Dios nos ordena no perder el sueño sobre lo que nos pondremos, por la comida o bebida. Al estar constantemente afanados por estas cosas, imitamos la forma en que los incrédulos se comportan a diario demostrando la falta de fe en la capacidad de Dios para suplir todas nuestras necesidades mas fundamentales.

La mayoría de las adicciones se basan en la ansiedad y el miedo al mañana. Las drogas, el sexo, la comida, las redes sociales, la televisión, la ludopatía o incluso seguir en una relación tóxica son fruto del miedo al rechazo. Esta no es la razón por la que Dios envió a Su hijo a morir en la cruz. Jesús vino a liberarnos de tales cadenas y a asegurarnos una vida en abundancia sin temor al mañana.

Al vivir con un exceso de miedo hacia el mañana, dudamos de la capacidad de Dios como proveedor y de su amor por nosotros. Es sabio pensar y prepararse para el futuro, pero no gastes todo tu tiempo, dinero y salud tratando de asegurar un buen mañana y no disfrutar los grandes placeres que Dios tiene preparado para ti hoy.

Somos expertos en planificar y preocuparnos por nuestro futuro en la tierra, pero la mayoría de nosotros hemos descuidado por completo el más allá. Al enfocarnos solo en las cosas naturales que necesitamos en la tierra, hemos desobedecido a Dios y nos hemos olvidado de buscarlo primero a El. Tenemos seguro para casi todos los aspectos de nuestra vida, pero no hemos comprado el seguro más importante, que es para el más allá.

 

Jesucristo es el seguro de vida eterna. Es gratis y pone a tu disposición todos los beneficios del cielo mientras aún vives. La única cláusula que debes de cumplir es que lo aceptes como tu único Señor y Salvador.

 


Oraciones

• Padre celestial, Tú eres Rey eterno, Rey inmortal, Rey invisible y Rey de los judíos.
• Perdónanos Señor por no creer que Tú puedes hacer todas las cosas y que puedes rescatarnos de cualquier situación.
• Perdónanos por preocuparnos sin parar por el mañana, por lo que comeremos, beberemos o vestiremos.
• Entregamos ahora mismo todos nuestros miedos y dudas a los pies de Jesús y recibimos a cambio Tu paz.
• Ayúdanos Señor a traer esperanza a otros a través de Tus palabras.
• Elegimos hoy no preocuparnos como lo hace el mundo por las cosas materiales, el dinero y nuestro futuro, sabiendo que Tú proveerás para todas las cosas.
• Cancelamos ahora mismo el Espíritu de preocupación por el mañana y elegimos vivir el dia de hoy al máximo.
• Gracias porque nuestra eternidad está segura en Tus manos a través de la obra de Jesús en la cruz.

• Te lo pedimos en el nombre poderoso de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *