Skip to content

Problema De Dios Con La Prosperidad

 

(Salmos 35:27) “Canten y alégrense los que están a favor de mi justa causa, y digan siempre: Sea exaltado El Señor, que se complace en la prosperidad de su siervo.”

(Isaías 48:17) “Así dice El Señor, tu Redentor, el Santo de Israel: ‘Yo soy El Señor tu Dios, que te enseña para provecho, que te conduce por el camino en que debes andar’”

(2 Corintios 9:6) “Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará.”

(Proverbios 3:9-10) “Honra al Señor con tu sustancia, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto.”

 

 

Te sorprendería saber que Dios no tiene ningún problema con que prosperes. Me pregunto quién fue la primera persona que enseñó que para seguirle a Dios hay que ser pobre. Cada vez que una iglesia, un pastor, sacerdote o institución religiosa muestra algún tipo de prosperidad, todos se levantan para acusarles de no hacer la voluntad de Dios o de engañar a los creyentes para que den ofrendas.

Creo que la gente pone la caridad y la pobreza en la misma categoría y, por lo tanto, alguien que se supone que debe estar lleno de amor y compasión no puede tener un buen coche, una casa grande o un saldo bancario saludable. Confunden la mansedumbre, que es, no luchar por uno mismo aunque se pueda, con no tener los medios económicos para conseguir lo que se desea en la vida.

Esto es totalmente contrario al concepto Bíblico de prosperidad y a lo que Dios ha prometido para aquellos que obedecen Sus mandamientos y meditan en Su Palabra día y noche. ¿Significa eso que te harás rico en el momento en que aceptes a Cristo? ¡Por supuesto que no! Sin embargo, serás favorecido en todo lo que hagas y Dios te dará exactamente lo que necesitas en cada situación, asegurándose de que aprendas lo que verdaderamente son la caridad, la prosperidad y las riquezas.

Realmente he entendido que una vez que recibes a Cristo, te conviertes en un hijo de Dios, y por lo tanto debes comenzar a esperar que todas tus necesidades serán satisfechas más allá de lo que te puedas imaginar. Debes esperar que tus graneros rebosen de abundancia porque estás honrando fielmente a Dios con tus ganancias. Necesitas ver cómo eres capaz de bendecir a otros con lo que tienes y ver cómo Dios te lo devuelve multiplicado.


(“Dios realmente se preocupa por todo lo que necesitas, y eso incluye tus finanzas. ¡Deja que esto penetre en tu mente! ¿Cómo puede alguien condenar la enseñanza de ‘sembrar y cosechar’ y, sin embargo, vivir en una buena casa, conducir un coche nuevo y tener un ‘buen colchón económico’ en el banco? Cuidado con cualquiera que manipule las ofrendas de la gente para su propio lucro, pero cuidado también de cualquier enseñanza que contradiga la Palabra de Dios, paralice tu fe, y te haga dudar si está bien creerle a Dios para Sus bendiciones, y si es correcto dar y esperar algo a cambio.” – Bob Gass)

 


La prosperidad es tener lo suficiente para cumplir primero el propósito de Dios para tu vida y luego tener lo suficiente para bendecir a los demás.

 


Oraciones

• Padre Celestial, Tú eres Mi baluarte, Tú eres mi amparo y fortaleza, Mi pronto auxilio en las tribulaciones, Cuerno de mi salvación.
• Perdónanos, por contentarnos con ser pobres, y pensar que te agrada nuestro estar en necesidad.
• Te pedimos que nos ayudes a cambiar nuestro estado de ánimo, y a comenzar a declarar y decretar la prosperidad que nos has prometido.
• Queremos tener todo lo que Tú has planeado que tengamos y recibir todo lo que Tú quieres que demos a los demás.
• Declaramos hoy que somos abundantemente bendecidos, abundantemente prósperos y abundantemente rebosantes de las bendiciones que declaraste sobre Abraham.
• Cancelamos la mentalidad pasada de pobreza y carencia, y renovamos nuestras mentes como herederos con Cristo y declaramos que somos bendecidos y que Tú estás complacido con nuestra prosperidad.
•
• Te lo pedimos en el poderoso nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *