Skip to content

Que Ocurra Con Naturalidad

 

 

(Proverbios 23:26) “Dame, hijo mío, tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos,”

(Lucas 10:41-42) “Y respondiendo Jesús, le dijo: ‘Marta, Marta, estás afanada y turbada con muchas cosas: Pero una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.’

(Juan 15:5) “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque sin mí nada podéis hacer.”

 

Hacer la obra de Dios es algo que solo Él hace a través de nosotros y, por lo tanto, si estamos verdaderamente conectados con Jesús, debería ser algo natural para nosotros. Orar, amar a los que nos odian, abrazar a los mendigos, predicar a los burladores y dar a los menos afortunados solo será un desafío si lo haces con tus propias fuerzas y para tu propia gloria.

Al estar injertado en Jesús y confiar en el poder del Espíritu Santo, todo lo que tienes que hacer es creer en Él obrando a través de ti. Si tienes alguna duda sobre si tendrás frutos por tu labor o miedo a no hacer lo bien, todavía dependes de tus propias palabras, tu propio conocimiento y tu propia unción para hacer la obra de Dios. Si Él te ha llamado para hacer una labor, Él te dará las palabras, la confianza y los frutos de todos tus esfuerzos.

Me acuerdo de la primera vez que mi pastor me pidió que predicara, con solo 3 horas para que comenzara el culto ya que él estaba en una reunión pastoral en otra ciudad. Mi primera reacción fue decir “No, no estoy listo y no puedo hacerlo.” Pero corrí a Dios en oración y logré reunir el valor y la confianza para predicar.

Cuando la gente comenzó a entrar al culto, recuerdo haberme dicho, “no le gusto a este hombre”, “esa hermana piensa que estoy lleno de mí mismo”, “ese hermano y yo tuvimos una discusión la semana pasada”, “este piensa que soy el perrito faldero del pastor”….etc.

El diablo trató de disuadirme y acomplejarme para que no creyera lo que Dios me había dicho… que algún día yo sería Pastor. Así que rechacé todas esas voces, confiando en que Dios iba a predicar a través de mí y que yo era digno y que estaba injertado en Jesús. Me fue tan bien, que me asombré de las cosas que salían de mi boca que no formaban parte de mis apuntes. Nunca más he dudado que Dios me está usando para su gloria.

Permaneciendo en intimidad con Jesús, dar frutos para Su reino será fácil y abundante. Este poder del Espíritu Santo con el tiempo, comenzará a afectar cada área de tu vida y todos a tu alrededor verán el cambio.

 

La clave del éxito y de un fluir suave del poder de Dios a través de nuestras vidas es, enfocarnos completamente en Jesús y hacer todas las cosas para Su gloria.

 

Oraciones

• Jesús, Tú eres nuestro Protector, nuestro Mediador, nuestro Hermano y nuestro Sol naciente.
• Gracias por ser la vid que da vida y poder en la que estamos injertados.
• Gracias porque al centrarnos en Ti , todo lo podemos hacer y dar mucho fruto.
• Perdónanos por dudar de Tu poder obrando a través de nosotros.
• Perdónanos por tratar de hacer Tu obra a través de nuestra propia fuerza y en nuestra propia sabiduría.
• Perdónanos si alguna vez hemos dudado de lo que has dicho acerca de nosotros o de nuestro llamado a Tu reino.
• Declaramos que somos elegidos por Ti, llenos de Tu poder y destinados a cumplir Tu propósito en nuestras vidas.
• Rechazamos todas las mentiras del enemigo que nos alejarán de que Tu poder fluya a través de nosotros.
• Declaramos que a partir de este día seremos completamente dependientes de ti y que Tu poder fluirá suavemente a través de nosotros.
• Que todos sean testigos hoy del cambio radical en nuestra confianza y autoridad en lo espiritual.

• Te lo pedimos en el Poderoso Nombre de Jesús. Amén

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *