Skip to content

Se un Odre Nuevo

 

(Mateo 9:17) “Tampoco echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; mas echan el vino nuevo en odres nuevos, y ambos se conservan.”

(Ezequiel 36:26-27) “Y os darĂ© corazĂłn nuevo, y pondrĂ© espĂ­ritu nuevo dentro de vosotros; y quitarĂ© de vuestra carne el corazĂłn de piedra, y os darĂ© un corazĂłn de carne. Y pondrĂ© dentro de vosotros mi EspĂ­ritu, y harĂ© que andĂ©is en mis mandamientos, y guardĂ©is mis decretos y los pongáis por obra.”

 

 

Así como los hombres saben que los odres viejos no pueden contener durante mucho tiempo vino nuevo, Dios sabe que nuestra vieja naturaleza tampoco podrá aguantar Su Espíritu dentro de nosotros. Por lo tanto, antes de que Dios pueda comenzar a derramar su poder dentro de nosotros, necesita renovarnos por dentro y asegurarse de que podremos soportarlo. Su Espíritu es puro y un fuego consumidor, mientras que nuestra vieja naturaleza es corrupta e incapaz de someterse a las leyes de Dios. Si tratas de seguir las enseñanzas de Jesús, es prácticamente imposible a menos que Le hayas aceptado primero en tu corazón.

¡Haz la Prueba! Lee los capítulos 5 al 7 de Mateo y mira si es fácil obedecer lo que Jesús nos enseña, o si tiene sentido alguno. A menos que estés sometido a Cristo, no podrás seguir estos mandamientos. Esta será la verdadera prueba si en realidad has sido transformado o si todavía te aferras a tu vieja naturaleza pecaminosa. Al tratar de guardar estos mandamientos sin Cristo, solo te convertirás en un fariseo y rechazarás la salvación que Dios ofrece a través de la obra en la cruz.

Antes de que Dios pueda usarte, te tiene que quebrar y reconstruir para luego llenarte con Su Nuevo Espíritu. Antes de que Él pueda poner Sus leyes en tu corazón, Él necesita cambiar ese corazón de piedra en un corazón de carne. Un corazón que siente el latir del corazón de Cristo y puede amar a aquellos que no son dignos de ser amados. Cuando nos sometamos al cambio que Dios quiere traer a nuestras vidas, entonces, y solo entonces, podremos seguir Sus mandamientos trayendo gloria a Su nombre y no al nuestro.

Esta nueva generación no puede sentarse para un sermón de 90 minutos o cantar himnos con el sonido de un órgano. Prefieren escuchar enseñanzas de solo 15 minutos y cantar canciones cortas y pegadizas con la guitarra. No van a una iglesia o a un pastor para escuchar la Palabra de Dios, sino que navegan en las redes sociales y tratan de encontrar respuestas a las preguntas difíciles.

No te quedes estancado en tus viejos moldes mientras el diablo prospera y cambia con los tiempos para esclavizar a las nuevas generaciones. Es hora de que el pueblo de Dios bombardee las redes sociales con la Palabra de Dios y contrarreste la inmundicia que Satanás publica todos los días.

 

 

Nunca cambies el mensaje, pero trabaja en mejorar y adaptar los mensajeros y las plataformas desde las que pretendes llegar a los perdidos.

 

 

Oraciones

• Jesús, Tú eres el consuelo de Israel, la luz de Israel y el rocío para Israel.
• Gracias Padre que prometes reemplazar nuestro corazón de piedra con un corazón de carne.
• Gracias porque pondrás Tus leyes en nuestros corazones y nos transformarás en nuevas criaturas.
• Gracias porque nos ayudas a obedecer Tus mandamientos.
• Perdónanos por tratar de ser justos con nuestras propias fuerzas y para nuestra propia gloria.
• Te pedimos que nos sigas transformando a la semejanza de tu hijo Jesús.
• Ayúdanos a cambiar y convertirnos en todo lo que Tú necesitas que seamos para llegar a esta generación.
• Perdónanos por estar estancados en nuestros caminos y no estar dispuestos a dejar que el Espíritu Santo se mueva con libertad.
• Te pedimos que seamos odres nuevos para el vino nuevo que quieres derramar dentro de nosotros.
•
• Te lo pedimos en el Nombre Poderoso de Jesús. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *